¡ Ups !

Imagen¡

El Limbo de las patadas.

 

El Limbo, oficialmente ya no existe, es más, nunca existió. Así lo ha determinado la Santa Iglesia Católica, aunque bien a bien no ha resuelto la situación con que se resolvía esto del llamado Limbo. En economía hay un lugar más o menos igual. A saber hay países de primer mundo y de tercer mundo, mas nadie sabe donde quedan los de en medio, los del segundo mundo ¿Acaso serán los llamados “países en vías de desarrollo”? Pero como en economía no hay una autoridad suprema que dicte algún dogma al respecto y nadie se quiere echar la bolita, el asunto del segundo mundo sigue siendo un misterio.

En el futbol es donde esto del Limbo si nos aprieta e incumbe, no somos zotaneros como ciertos países que tienen en su selección a albañiles, plomeros y electricistas, no; contamos con una liga profesional con gente muy bien pagada. Pero nunca acabamos de despuntar en las justas importantes. Siempre están las grandes selecciones que nos tunden a palos las ilusiones de ¡Ahora sí! ser campeones en algo importante. Si el Limbo existe, lo hay en el futbol, porque allí es donde estamos metidos.

Do

Domingo, nublado todo el dia.

Casi es invierno pero el frio ya esta

presente.

Esta semana he escuchado a Lizst un genio del piano

y Bernardo Sasseti un genio del jazz.

¿Libros? Solo he hojeado uno de poemas pero me comprado

un par.

Reflexiones a partir de un bache en la calle

Lo barato a final de cuentas sale caro. Sin embargo, muchas veces nos deslumbramos por el precio inicial ¡Es es una súper oferta! Nos decimos.

Los americanos se preocupan por lo que se da a llamar “Costo de operación”.  ¿Cuanto me va a costar que esta ganga este siempre en optimas condiciones? Ya que podemos comprar una súper oferta que en unos cuantos días ocupe una inversión mayúscula para que siga funcionando.

En estos días que las calles de mi ciudad sufren de la pandemia de los baches sale a flote el costo del populismo. Las últimas administraciones se han dado a la tarea, casi a la obsesión de pavimentarlo todo. Sin que se maneje un rubro para el mantenimiento -rencarpetamiento-. Así tenemos un mundanal de baches y ni una gota de asfalta para resanarlos.

La muerte no pide permiso.

Veía la tormenta eléctrica descargar su furia sobre la ciudad,

cada uno de esos rayos bien podrían matar a cualquier transeúnte desprevenido.

Sin decir nada, acabar con una o con muchas vidas, el rayo imponía su fuerza.

La muerte no pide permiso.

El azar o el destino, ambos desconocidos, no guardan patrón de conducta alguno.

Ello nos inquiera. No sabemos bien a bien de dónde venimos

y puede que el lugar que a donde vamos no existe -parafraseo cierta canción-,

Así sin pasado ni futuro aparente, el presente también adolece de una firme certeza,

podremos morir como la velocidad de un rayo.

Domingo sin lunes

Hoy es un domingo especial, manana no habra escuela. Domingo sin lunes, domingo con otro domingo despues. Que Dios bendiga la suspencion de labores por sucesion de dias inhabiles; lo que antes llamabamos puente,

Día de la Independencia.

Curioso o paradójico. Hace dos cientos años el ideal independentista, hoy la meta parece ser la globalización.

Europa una moneda común, los tratados de comercio entre países de diferentes continentes, todo va en caminado a ser una “aldea global”.

Mas que independencia habría que entender a aquellas luchas de dos siglos atrás como una búsqueda de la libertad, aunque fuese solo la libertad de asociarse con quien la nación quisiera.