Entre el viernes y sábado.

La semana se fue con la premura que llego, un buen día resulto que era lunes y en un santiamén ya era viernes por la noche.

Dice el anuncio de refrescos que la vida es del sabor que te la tomas, cosa muy cierta. Hay semanas lentas como una vieja locomotora que comienza a avanzar, otras, como un jet súper sónico que no puede parar.

Anuncios

Oración personal

Gracias, hoy quisiera decirte solo eso.

Gracias.

No pedirte nada.

Gracias porque nos has hecho,

 por cuanto a nuestro alrededor has puesto.

Los hombres y la naturaleza,

todos son obra tuya.

La naturaleza la has dispuesto para los hombres,

aprovechándola y cuidándola.

A nosotros nos has hecho para ti

-como decía el santo de Hipona-

 y nuestro corazón estará inquieto

hasta que no descanse en ti.

De vocación constructor.

   La construcción es una de mis vocaciones, tampoco creo que la única. A la mejor servía para bombero o policía como creía en mi infancia; para buscador de tesoros o domador de leones.

Pero el hecho es que me dedico a la construcción. Tema harto apasionante, al menos para su servidor. Desde que la idea surge en la mente, se plasma en un plano, se construye, empieza operar. Todo es un tren de cosas que hay que ir ajustando. No existe la obra sin contratiempos ni sin bemoles. No existe la perfección, solo el límite de lo humanamente posible. Todo cuanto hacemos es perfectible.

La construcción exige un trabajo en equipo pleno. Nadie puede decir tal o cual es obra mía, siempre hay muchas manos que intervienen. Pensarla es solo una ellas. Tan indispensable es pegar un bloque como conectar un cable o hacer un plano. Todo es vital, sin cualquiera de ellas ese tren estaría dividido en dos ¿A dónde va un tren así?

CF

Hoy miércoles nos hemos despertando con la noticia de la muerte del escritor Carlos Fuentes, los encabezados de todos los diarios proclaman que “se nos ha ido uno de los últimos grandes escritores mexicanos”. En lo personal me parece que semejantes declaraciones solo la pueden hacer quienes no tienen la más remota idea de la situación de las letras mexicanas. México es un baluarte de escritores y escritoras, siempre ha habido, hay y tengo la certeza de que los habrá de máxima calidad.

Carlos Fuentes tendrá sus lectores, no me cuento entre ellos, dos veces he tratado de leerlo con el mismo resultado fallido. Sin duda que los más lo disfrutaran, pero la inmensa mayoría jamás lo ha leído. La lectura en el mexicano es más bien una excepción que la regla que debiera de imperar.

Felicidad.

Algunos apuntes sobre el tema:

A) No recuerdo si fue Gibran o Tagore el que dijo: No siempre el que grita mas recio es el que está diciendo la verdad. En lo personal creo que lo mismo aplica para la felicidad, no es más feliz quien hace mas escándalo, más risas, mas baile, mas algarabía. Esos también pueden bien ser síntomas de enfermedades como la neurosis. No por nada los españoles usan mucho de la expresión: Llevar la procesión por dentro. Es que hay quienes no son efusivos para manifestar las emociones pero ello no desmerece la intensidad con que las viven.

B) La mejor felicidad es la que llega sin ser planeada. La que traes encima aun cuando ha terminado la fiesta. La que no se compra, no se vende pero sobre todo que NADIE TE ROBA.

C) Alguien definió la vida como una sucesión finita de emociones, entender que la felicidad es una de esas emociones nos lleva a entender que no es la única que vamos a experimentar.

D) Borges, el de la imagen, siempre me ha parecido uno de esos tipos que supieron ser felices sin andarlo proclamando a los cuatro vientos, véase su sonrisa y se entenderá lo que digo.

Si te lo cuentan es diferente.

Me ha pasado y sin duda a todos nos pasa en la vida, que traemos revoloteando una idea en la mente. Mas de pronto en un libro o en la TV alguien más la recita. Nos sorprendemos de principio, nos alegramos que alguien piense como nosotros. No andamos tan errados después de todos.

Quizás por ello dijo alguna vez Borges que el hecho de que el escribiese y nosotros lo leyéramos es un mero juego del azar.

Detalle del Miedo.

Del miedo poco se sabe, quizás por ello se le teme más al miedo que al objeto temido. No debemos olvidar que sustancialmente tememos lo desconocido.

¿Que es el miedo? Quizás sea una dama, un caballero, un ser mitológico que desciende desde el jardín de los dioses, quizás al final sea solo nuestro instinto de supervivencia. Lo dijo Galileo Galilei: Si lo puedes medir lo puedes controlar, entonces, el miedo es inmedible, incuantificable e indefinible, de serlo, desaparecería para siempre.

Ciertos psicoterapeutas recomiendan combatirlo confrontándolo, pararse frente a lo temido, retándolo. Es cuando este ente maligno se retira a esperar un mejor momento para crisparnos la piel.