Reflexiones a partir del Big Bang

Supongamos que el Big Bang es algo más que solo una teoría, que de la nada hubo una gran explosión, que esa explosión sigue, que el universo se va expandiendo desde hace 13 mil millones de años a una velocidad de 300,000 kilometro por segundo en sus orillas, mientras que nosotros a tan solo 50 kilometro por hora.

¿Eso quiere decir que a una distancia de 13,000 millones de años ya no hay nada? Pero el universo lo va abarcando todo (o esa nada). Como una mancha de tinta dejada caer en una pila llena de agua, la mancha se expande, nuestro universo como el gran invasor de la nada. Es decir que no solo estamos expuestos a la rotación, la traslación, sino también somos expulsados de un centro remoto donde fue ese Big Bang.

El todo y la nada son conceptos que escapan a nuestra comprensión, quizás sean valores solo teóricos (¿retóricos?). Nadie ha visto la nada ni el todo. Son solo palabras que tapan el hoyo de nuestra ignorancia.

Anuncios

Boson de Higgs.

La eventual demostración de la existencia de esta partícula vendría a dar forma al modelo de la física que explica como la energía paso a ser materia.

El Big Bang era todo energía ¿Como paso esta energía a ser materia? Es decir a formar el universo como lo conocemos, eso es lo que se está a punto de esclarecer.

¿Como la materia paso a ser  vida? ¿Como la vida a ser mas vida? Y finalmente ¿Como la vida llego a tener instinto y de allí inteligencia?

Todas esas grandes preguntas que científicos y teólogos de todos los tiempos han venido tratando de responder. Con la demostración de la existencia del Boson de Higgs quizás estemos mas en el camino cierto. Pero lo desconocido siempre será infinito frente a nuestras certidumbres. Inclusive las certidumbres del presente muchas veces han vuelto al campo de las hipótesis.

Así que con humildad debemos ver estos hallazgos. Quizás mañana una nueva Ley sea descubierta que eche por tierra nuestra forma actual de ver el universo.

UFO

Imagínate que se confirmara que hay vida allá arriba, lejos, muy lejos en un planetita como este. De inmediato querríamos saber detalles de nuestros vecinos. El miedo se apoderaría de nosotros, acostumbrados a ser Robinson Crusoe en el universo de pronto sentiríamos el pánico que sintió el al ver las huellas en la playa de otros seres humanos.

¿Vendrían por nosotros a invadirnos o en son de paz? ¿ serian más atrasados que nosotros viviendo en la era de las cavernas que nosotros superamos hace unos cientos de miles de ayeres? Todo se cimbraría, hasta nuestras creencias, Dios en qué lugar quedaría. Bueno, no tanto Dios, sino nosotros que pensaríamos de Dios, porque lo que es El está muy acostumbrado a hacer notar que no somos el centro del universo.

La Paradoja de Juno.

Si algo se de los humanos es que somos una paradoja, inevitablemente paradojas a pesar de tener conciencia de ello. He allí otra paradoja.

Primero me entero en el noticiero que la sonda Juno es enviada a Júpiter con un costo de más de mil millones de dólares, el objetivo, investigar cómo se formo ese planeta y por ende el nuestro. Segunda noticia, en África la hambruna amenaza la vida de diez millones de personas.

Paradoja, cruzaremos el sistema solar para tratar de comprender como es que llegamos a un punto en que debemos cruzar el sistema solar dejando morir de hambre a millones.

Matemáticas o Filosofía.

   Solo una vez he llevado la materia de Filosofía en la escuela, fue en la preparatoria, hace bastantes ayeres. Recuerdo que cierto día el maestro escribió el nombre de varias ciencias, cinco en total, luego nos pidió que por consenso pusiéramos en orden ascendente de la más fácil a la mas difícil, en las primeras tres no hubo problemas, pero al decir cuál era la más complicada, la discusión se centro en si Matemáticas o Filosofía. Lo curioso es que todos los alumnos decíamos que matemáticas era la más compleja, mientras que el maestro decía que la filosofía.

Su argumento era que la Filosofía no era una ciencia verificable como las matemáticas, uno podía pronunciar una teoría o hipótesis pero su comprobación era de sumo compleja, sino es que imposible. Por el contrario las matemáticas debían de ser verificables al ciento por cien de lo contrario simplemente no era una ley.

Nuestro argumento era el mismo pero cambiado de matiz, si el filosofo pronunciaba una hipótesis, no era necesario que se demostrara para empezar a ser aceptada por los demás, muestra de ello son tantas visiones contradictorias entre sí que hay en esta ciencia sobre la realidad. En cambio las Matemáticas eran complejas porque requerían una demostración, lo cual es en muchos caso lo mas difícil de obtener.

Hoy pienso que gran parte de la filosofía se basa en lo que el filosofo quiere creer, siendo hombres estamos inmersos en una realidad temporal. Es decir, creemos, decimos, sentimos, actuamos y obviamente pensamos de acuerdo a nuestra realidad; si la Filosofía se mueve en esos campos, es natural que sea deficitaria.

En contra parte las matemáticas, ocupándose de fenómenos físicos que muchas veces son complejos e inclusive inescrutables para la situación actual de la ciencia, es entendible que no tenga todas las demostraciones a la mano, por ende los matemáticos siguen trabajando en encontrar estas.

Resumiendo, quiero decir que ambas son de sumo complejas, por circunstancias diferentes. pero lo importante no es cuál es la mas difícil, sino que ambas no deben nunca detenerse en la busca de la verdad, esa es la vocación mas intima de todo científico.

Dos, tres, cuatro dimensiones.

   Son casi las diez de la noche, veo a mi hija hacer su tarea. Hoy se nos ha hecho más tarde de lo habitual para esa faena. Dibuja una calle en su cuaderno, arriba a la derecha el símbolo de los cuatro puntos cardinales. La calle es adimensional, como dibujan los niños, es decir, sin plantearse la profundidad de los objetos, todo se representa en un mismo plano. Estamos en lo bidimensional.

Después, un poco mas grandecitos nos la complicamos y queremos dar profundidad a lo dibujado, empezamos a dibujar en isométrico, según la terminología apropiada, aunque sigue siendo una hoja de papel.  Vamos en tres dimensiones.

Ya de adultos intuimos que las tres dimensiones son nada, si no hay un movimiento dentro de ellas, el movimiento que es la relación de cambio de posición respecto del tiempo. Entonces la cuarta dimensión es el tiempo.

Por último vienen los esotéricos, los gnósticos, los visionarios de la física cuántica,  los que gustan de ver moros con trinchete y empiezan a decir que hay cinco, seis, mil dimensiones, mundos en paralelo. Allí ya no entiendo nada de lo que dicen, me quedo con la simplicidad de mis cuatro ejes: x, y, z, tiempo.

A.

Filosofía barata y zapatos con suelas de hule.

 

La Filosofía siempre ha reclamado la supremacía sobre las demás ciencias, al mas puro estilo de los dictadores se ha auto proclamado como la soberana en el país de las verdades demostrables. Sin embargo, nunca ha aportado nada en concreto sino meras especulaciones. Es medio miope y solo atisba entre sombras, sin embargo presume de tener 20/20 de visión.

Y no digo nada nuevo, ya E. Kant hace casi tres siglos hacia esta observación, después K. Marx desvió la especulación metafísica al campo de la ortopraxis, lo cual derivo en un sin fin de especialidades en áreas que aparentemente tienen que ver muy poco con la filosofía como la economía, sociología, biología o política.

Sin embargo, las dos grandes preguntas que dieron origen a esta rama del pensamiento estructurado siguen allí, esperando quien mas se apunta a dar su versión de la respuesta. ¿Cuál es la cosa, sustancia o ente que contienen todas las demás cosas del universo? ¿Qué es el hombre?

Obvio, en lo personal creo que nunca serán resueltas en un consenso general, cada quien se adhiere al grupo que defiende la respuesta mas acorde a su experiencia personal. La respuesta puede ser Dios, los átomos, el azar, el big bang,  aun en la antigüedad hubo quien se aferro a que los números eran la respuesta. Lo importante y de lo cual nadie se salva es de dar una respuesta.