…Amén.

220px-BambergApocalypseFolio010vWorshipBeforeThroneOfGodCon esta pequeña palabra reafirmamos que esperamos lo que hemos dicho. El peligro de lo mucho que se repite esta palabra a lo largo de la liturgia católica es que se pierda su significado, que se trivialice su fuerza, lo que implica. Firmar con la voz lo que hemos expresado.

Anuncios

…Líbranos del mal…

El diablo hoy tiene la mejor de las ventajas: los hombres  no creen en él. El anonimato es la mejor de sus armas. Hoy afirmar su existencia es un acto retrogrado, es tener una mente de la época de la inquisición, es ser menos que tonto. Todo eso le conviene en sumo grado. Así puede trabajar a sus anchas llevando a muchos tras de sí. Lejos de Dios.

…No nos dejes caer en tentación…

Decía la monjita en el catecismo que había tres fuentes de la tentación: el diablo, el mundo, uno mismo. Solemos acusar equivocadamente al culpable de nuestras fallas. Cuando culpamos al diablo, fue uno mismo; cuando nos culpamos, fue el mundo…total que desperdiciamos precioso tiempo buscando el culpable, en lugar de buscar al redentor. Como dijo aquel santo… Necesario fue el pecado de Adán, que ha sido  borrado por la muerte de Cristo. ¡Feliz la culpa que mereció tal Redentor!.

…Así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden…

Soy, tácitos amigos, el que sabe
que no hay otra venganza que el olvido
ni otro perdón. Un dios ha concedido
al odio humano esta curiosa llave

Borges.

…Perdona nuestras ofensas…

¿Que podemos hacer para ofender a Dios si él es todo amor? Solo una cosa: no aceptar su amor. Y no por ello nos condena. No aceptar su amor es distanciarnos de la fuente del amor. Es pues, firmar nuestra propia condena.

…Danos hoy nuestro pan de cada día…

El hombre, como decía, es un eterno buscador de la felicidad eterna. Sin embargo, está atado a las necesidades temporales, como lo es el pan de cada día.

¡Que gran paradoja! Buscar lo eterno, atado a lo temporal. Nuestro Padre lo sabe, por ello, al igual que no abandona a la florecilla del campo vistiéndola mas suntuosa que lo que pudo vestirse el Rey Salomón con todas sus riquezas, tampoco nos abandona en nuestras necesidades materiales (Mt 6:24-34).

…Hágase tu voluntad en el cielo como en la tierra…

Dice en Romanos 8:28, todo sucede para bien de los que aman a Dios. Sin embargo para todos en algunos momentos de la vida pareciera imposible descifrar la voluntad de Dios en nuestra situación. Los planes de Dios son insondables…¿Donde estaba Dios cuando Aushwitz?.

Pareciera que solo entendemos a Dios y que solo aceptamos su voluntad cuando nos va bien en la vida.