The End

¡Bang! ¡bang!

es la ultima hora,

es el fin del mundo

y me siento bien.

Los relojes se han copado,

los laberintos han sido resueltos,

el niño ya es un hombre,

todos corren, todos huyen,

gobierna el caos…

me fumare un cigarro antes de partir.

Anuncios

Do

Domingo, nublado todo el dia.

Casi es invierno pero el frio ya esta

presente.

Esta semana he escuchado a Lizst un genio del piano

y Bernardo Sasseti un genio del jazz.

¿Libros? Solo he hojeado uno de poemas pero me comprado

un par.

Anarquía y cerveza fría.

Me he quedado con el sabor de que las protestas el 1ero de diciembre son una pantomima de grupos anarquistas. De los que se quejan solo por vicio, por vocación, porque hacen de la queja su modus operandi, su modus vivendi.

A saber que la democracia consiste en que gana el que más votos tiene no el que a mí me parezca el nuevo Cristo de la economía. A saber también que hay que pagar un alto precio por tener democracia, el precio de la tolerancia. ¿No gano nuestro gallo? Pues ni pex así es este juego.

¿Que hubo compra de voto? ¡Uta carajo! vergüenza debería darles a los que vendieron su voto por un kilo de harina. Se los van a cobrar al mil por uno, se los aseguro. Si se confirma este hecho, nos dice que somos una democracia aun en pañales -lo cual está muy cercano a nuestra realidad- todavía queda camino por andar, enseñar a la gente a no vender su voto es una ardua tarea.

Paz Verde.

marihuana

La inminente legalización de la marihuana como “recreación” en algunos estados de USA abre una nueva era para la comprensión de las drogas.

En lo personal no estoy a favor de la legalización, mucho menos del uso. El termino recreación es darle un tono dulzón a algo que puede ser una incitación a la autodestrucción.

Las autoridades no han podido controlar el flujo ilegal de estas, así que optan por buscar la medida de la legalización en busca de una solución más eficaz. Lo curioso es que la marihuana ya no es la droga en boga, ya se utilizan sustancias mucho más fuertes. Quizás lo que se pueda menguar con esta medida sea frenar la violencia en torno al narcotráfico. De capos pasaremos a tener nuevos miembros en la lista de Forbes.

Ahora sí, agárrense mexicanos.

El sábado empezó una nueva era para México, lo curioso que no es nueva, es un regreso, el del PRI. Ese nuevo PRI que nunca nos ha aclarado en qué consiste lo nuevo, porque están todos los que eran.

Muchos esperaban que era el turno de la izquierda, después de dos sexenios panistas, pero la mayoría parece decir no aun, en gran parte el comportamiento del Peje sembró el recelo a darle una oportunidad de gobernarnos a la izquierda.

Definitivamente ya no se puede gobernar con el autoritarismo de antes, ya el presidente no es el soberano cuya voluntad era la ley.  Veremos de que es capaz -o incapaz- este Peña Nieto.

Yo confieso, no tengo muchas esperanzas. Llegar a la presidencia puede ser sacarse el tigre en la rifa. Peña a dejado mucho que desear. Siempre va sobre un guion preestablecido, el solo hecho de que le falla el telepronter lo ha evidenciado que no es ni siquiera un versado en la palabra dicha, que es un mínimo que se le exige a cualquier político.

Chopin

Chopin es un clasico. Entendiendo por clasico aquel artista al que siempre podemos regresar y nos dira siempre algo nuevo.