Nuevas Ideas

De pronto las ideas se acaban, o más bien callan. Es hora de guardar silencio, hay que respetar a las neuronas, dejarlas ir de vacaciones cuando quieren ir de vacaciones. Volverán, siempre vuelven. A menos que uno se muera dejan de trabajar.

Siempre existe la tentación de lo repetitivo. Es fácil volver a una idea que nos gusta, es cómodo. Lo mismo pasa en el arte. Los genios no se abstraen de ese pecado, Mozart quizás hizo mas sinfonías en mucho menos tiempo que Beethoven, pero algunas parecen copia de la anterior.

Anuncios

The New Normal

bart

Con la llegada de Internet los hábitos de lectura irremediablemente han cambiado. Ya no se lee las grandes obras, ahora se picotea un poco de aquí y de acá. Una especie de globalización. Los blogs son una muestra de ello. Todo mundo puede escribir, aunque cada vez menos leen. Relación inversamente proporcional. Aunque no me atrevería a decir desproporcionada. Hay los escritores que necesitamos, hay los lectores que necesitamos.Co

El silencio aparente de Dios

Al mundo le importaba el fin del mundo, pero no llego. Pasamos del día 21. Sin embargo el que no hizo mucho ruido, el Niño Dios, ese si llego… ¡La navidad!.

¿Y ahora para donde?

No fue el fin del mundo, pero cada vez esta más cerca. Nos lo estamos acabando, todos notamos los cambios, empezando por el climático. La escases de agua, la contaminación por doquier. Lo más seguro es que el fin del mundo sea un suicidio colectivo, un suicidio que empezó con la revolución industrial.

No se trata de ser fatalista, basta con ser realista. Con hacer un algo, lo que sea…¿Tienes el valor o te vale?

Un, dos, tres, patada y ¡Coz!

Nada que se acabo el mundo, seguimos aquí. Seguimos bailando, cantando, riendo, llorando…viviendo pues.

21.12

Se acaba el año, inclusive los milenaristas dicen que también se acaba el mundo en cosa de cinco días mas. Nos lo advirtieron los Mayas, aunque lo desmiente la NASA. Yo lo único que se es que nadie sabe bien a bien cuando será aquello que tan pomposamente llaman algunas sectas “el día postrero”, prefiero creerle a Jesús que dijo: ni el Hijo, solo el Padre sabe el día y la hora. Fuera de eso todo son especulaciones, dimes y diretes. Modos de vender miedo.

El mundo se acaba el día que te mueres, allí si ya no queda nada por hacer. Mientras no te toque, ni aunque te pongas te mueres, pero cuando sea tu turno, ni aunque te quitas sobrevives.

Séptima y Octava

beethovenCuando se habla de las sinfonías de Beethoven irremediablemente se remite uno a la quinta y la novena, las más conocidas. Las que salen hasta en los anuncios de TV y que la nave Voyager 1 lleva como muestra a los extraterrestres de lo que somos capaces los humanos.

Sin embargo todo su ciclo sinfónico es digno de admiración. No por nada Beethoven está considerado como uno de los más grandes geniales compositores en este género. En lo personal la Séptima y la Octava son un lujo oírlas una y otra vez.