La sinrazón sospechosa.

Este fin de semana he leído un poco  un ensayo del recién finado Ernesto de la Peña sobre El Quijote. Sera cosa de unos veinte años que leí este clásico. Recuerdo que fueron dos semanas que no pare de reír. En aquel entonces no alcanzaba a comprarme el libro en cuestión así que lo pedí prestado en la biblioteca, a la semana lo fui a regresar, temprano del día siguiente volví por él para continuar su lectura, así a completé los quince días. Leyéndolo fácilmente 5 a 6 horas diarias.

El Quijote tiene el extraño título de “cumbre de la literatura española”, de lo cual tengo mis recelos. En el arte no puede haber una “cumbre” pues todo es subjetivo. Luego, eso de que sea un clásico lo pone en una situación precaria, pues un clásico es una obra de la que todos hablan, pero pocos han leído. Así que es un título muy “de membrete” mientras que no se corrobore personalmente.

Corriente Electrica

image

La muerte no pide permiso.

Veía la tormenta eléctrica descargar su furia sobre la ciudad,

cada uno de esos rayos bien podrían matar a cualquier transeúnte desprevenido.

Sin decir nada, acabar con una o con muchas vidas, el rayo imponía su fuerza.

La muerte no pide permiso.

El azar o el destino, ambos desconocidos, no guardan patrón de conducta alguno.

Ello nos inquiera. No sabemos bien a bien de dónde venimos

y puede que el lugar que a donde vamos no existe -parafraseo cierta canción-,

Así sin pasado ni futuro aparente, el presente también adolece de una firme certeza,

podremos morir como la velocidad de un rayo.

Top Ten de la música clásica:

Obvio que esta lista es muy subjetiva, de hecho no obedece a un orden de “me gusta más a me gusta menos”. Son a final de cuentas, obras que no tienen punto de comparación entre ella, cada una es única:

1.-Beethoven. 5to. Concierto para piano y orquesta.

2.-Beethoven. 9na. Sinfonía.

3.-Beethoven. Sonata para piano #8. “Tempestad”.

4.-Rachmaninov. Rapsodia en torno a un tema de Paganini.

5.-Rachmaninov. 2do. Concierto para piano y orquesta.

6.-Ravel. Pavanne para una infanta difunta (versión al piano).

7.-Schubert. Todas sus sonatas para piano (interpretadas por Mitsuko Uschida).

8.-Chopin. no podían faltar sus nocturnos, especialmente la versión de V. Ashkenazy.

9.-Rodrigo. Concierto de Aranjuez.

10.-Mendelshon. Canciones sin palabras.

Como se podrá ver, me es imposible sacar solo diez piezas, Schubert tiene un ciclo de sonatas que versan en las 28 piezas; los nocturnos de Chopin también son varios aunque de una brevedad mayúscula.

Noto que no aparece Mozart, ni nadie del barroco. Tampoco hay nadie moderno, aunque Silvestrov, Arvo Part y Sofia Gabaudolina son de mis favoritos.

Los diez son del romanticismo, hasta el romanticismo tardío (así llamado) como lo son Rachmaninov y Rodrigo. De este ultimo dice el buen amigo P. Memo que es “El ultimo gran compositor”. Aseveración que siempre he visto con sospechosismo. Decir eso implica que se acabo la música hace 60 años.

Definiendo al Quijote.

Ha escrito Ernesto De La Peña, el Quijote es el heroe-antiheroe. Sufragamos dicha aseveración que en la brevedad contiene toda la personalidad de ese loco genial que nos dibujo Cervantes.

Domingo sin lunes

Hoy es un domingo especial, manana no habra escuela. Domingo sin lunes, domingo con otro domingo despues. Que Dios bendiga la suspencion de labores por sucesion de dias inhabiles; lo que antes llamabamos puente,

Día de la Independencia.

Curioso o paradójico. Hace dos cientos años el ideal independentista, hoy la meta parece ser la globalización.

Europa una moneda común, los tratados de comercio entre países de diferentes continentes, todo va en caminado a ser una “aldea global”.

Mas que independencia habría que entender a aquellas luchas de dos siglos atrás como una búsqueda de la libertad, aunque fuese solo la libertad de asociarse con quien la nación quisiera.

Del revés

El caso contrario fue la longevidad de J. S. Bach y G.P. Telemann, los cuales se disputan el tener los repertorios más amplios, los cuales de vez en cuando se siguen modificando por el hecho de que se siguen encontrando obras perdidas o que ni siquiera se sabía de su existencia de estos dos grandes del barroco europeo.

Y si…

¿Que hubiera pasado si Mozart y Schubert hubieran tenido una vida larga? Si con lo que vivieron, tan breve, fueron tan prolíficos. Dos verdaderos genios de la música. Mozart en el periódico clásico, Schubert desde el romanticismo.

Firme creyente del efecto mariposa en el arte, sin duda hoy tuviéramos la música pop en otra dimensión gracias al empujón que estas mentes brillantes pudieron haber dado.

El Peje, crónica de una renuncia anunciada.

La política no es más que el ajedrez del poder. Quien crea en el caudillismo como fórmula de progreso  o es muy ingenuo o está en el juego del caudillismo. Muertas las ideologías nos quedaron los grupos de poder, con unas cuantas caras visibles: los caudillos. Esos que con su “proyecto de nación” prometen sacar al país de jodido.

Todo mundo sabía que MORENA no era otra cosa sino la lancha salvavidas del Peje, aquella que ante cualquier mala cara que le hicieran los demás caudillos no vacilaría en abordar y abandonar al PRD, PT y al que fuese necesaria para salvar su cuota de poder.

Con la inminente formación de MORENA como un partido político a México solo le pueden pasar dos cosas, ambas malas, la primera que hay que mantenerlo de nuestros bolsillos como a cualquier otro partido, igualito que ya mantenemos a la Profesora y al niño verde. La segunda, es que el Peje se perpetué en el poder de MORENA volviéndose su jefe vitalicio.