De vocación constructor.

   La construcción es una de mis vocaciones, tampoco creo que la única. A la mejor servía para bombero o policía como creía en mi infancia; para buscador de tesoros o domador de leones.

Pero el hecho es que me dedico a la construcción. Tema harto apasionante, al menos para su servidor. Desde que la idea surge en la mente, se plasma en un plano, se construye, empieza operar. Todo es un tren de cosas que hay que ir ajustando. No existe la obra sin contratiempos ni sin bemoles. No existe la perfección, solo el límite de lo humanamente posible. Todo cuanto hacemos es perfectible.

La construcción exige un trabajo en equipo pleno. Nadie puede decir tal o cual es obra mía, siempre hay muchas manos que intervienen. Pensarla es solo una ellas. Tan indispensable es pegar un bloque como conectar un cable o hacer un plano. Todo es vital, sin cualquiera de ellas ese tren estaría dividido en dos ¿A dónde va un tren así?

Anuncios

Acerca de diariando
Marinero de Infanteria de Marina del Servicio Militar Nacional Patriotico Heroico y Obligatorio Matricula C-267481

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: