José, el de al lado.

Pero que cabron, yo que lo salude con tanto furor, lo que hizo es estirarme su tarjeta de presentación. Llámame cuando andes por la ciudad, sentencio y salió de aquel Oxxo de carretera.

José fue mi compañero de pupitre en toda la escuela primaria. Cinco años sentados juntos, fuimos los únicos del grupo que compartieron por tanto tiempo el sitio. Hasta que en sexto grado, un infame examen de clasificación me mando derechito al grupo C y el quedo en el A.

De puro rencor, para demostrarles a los maestros su error de confinación me esmere tanto en ese año que la boleta salió intacta con puros dieces. ¿Pero cómo es que con esas calificaciones fuiste a parar hasta el C? Pregunto uno de los últimos días de clases el Profesor Rubén. A lo cual respondí: Es que el examen de clasificación lo llene al ahí se va. Y era cierto, a mi me dijeron que el examen no tenía valor, pues lo llene al azar con toda prisa para irme a jugar al patio.

Por cierto, José, la tarjeta la extravié.

 

Anuncios

Acerca de diariando
Marinero de Infanteria de Marina del Servicio Militar Nacional Patriotico Heroico y Obligatorio Matricula C-267481

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: