El lavado de pies.

Jesús no deja de contrariar o dejar perplejos a propios y extraños. Aquel hombre que decía y hacia tantas maravillas como alimentar a una multitud de varios miles con solo unos panes y unos peses. Que sacaba vivo de la tumba a su amigo muerto hace tres días. Ese Jesús que retaba a las autoridades azotando a los mercaderes del templo, ese mismo gran Jesús se hace a si mismo nada en un acto tan aparentemente humillante como lavarle los pies a sus seguidores.

La sabiduría de Dios es locura a los ojos de los hombres y la locura de Dios supera con creces la mayor sabiduría humana.

Tengo la impresión que toda iconografía de aquel suceso se queda corta en realismo, no eran para nada aquel puñado de hombres seres estilizados, que la benevolencia de cualquier artista grafico les quiere otorgar.  Simples hombres humildes que recorrían a pie los caminos polvorientos. Esos son los amigos de Jesús, los que el mundo tiene por poca monta.

Anuncios

Acerca de diariando
Marinero de Infanteria de Marina del Servicio Militar Nacional Patriotico Heroico y Obligatorio Matricula C-267481

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: