Cuestiones felinas.

En un sueño he matado a un león

que hozo venir a dormir junto a mi sombra,

bueno, no mi sombra, sino la sombra del ciprés

bajo la cual dormía. Le apreté el cuello hasta que se asfixio.

Sin duda el sueño parecerá un sadismo innecesario

para los defensores de estos animalitos a ultranza,

pero no olviden que solo era humo, espejo, la nada.

Quizás en mi subconsciente revolotee aquel poema de

Borges: Leones. Que después de remembrar

sus apariciones en la historia de la humanidad los

lapídala con semejante frase:

…come la presa que le trae la hembra.

Anuncios

Acerca de diariando
Marinero de Infanteria de Marina del Servicio Militar Nacional Patriotico Heroico y Obligatorio Matricula C-267481

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: