Una vida llena de desgracias y la muerte trágica de un joven artista.

Hay cierta perversión en el publico al preferir artistas que hayan tenido una vida trágica y una muerte más trágica aun -si es joven y de una sobredosis, mejor aun-. El dolor en el artista es un elemento de unión con su público ¿No es eso hasta un tanto macabro?.

Desde los modernos Curt Cobin pasando por Oscar Wilde y hasta donde los confines de la historia nos lo permite, preferimos el artista cuya vida no fue para nada feliz.

El caso de Felix Mendelshonn es una de esas historias donde fue víctima de su buena suerte. Nacido en el seno de una familia millonaria, conto con el apoyo de sus padres, inclusive lo exentaron de sus responsabilidades financieras para que se dedicara de lleno a la composición, llegándole a sostener una orquesta asalariada para que el hijo genio pudiera desarrollar mejor sus obras. La música de este es sin duda una de las cumbres del arte, pero no goza del prestigio entre el gran público, porque su vida fue casi toda rosa.

Quizás sea que necesitamos sentir que la ficción que desarrolla el artista en sus obras no es tal, que hay una conexión real entre la obra y el artista. Que no somos pues, ingenuos que nos tragamos cuentos chinos.

Anuncios

Lady Gaga

A mis treinta y tantos, tantos que le ando llegando a la siguiente decena, me puedo auto diagnosticar como curado de espantos en el frio mundo del pop. La regla que rige es tan fácil: lo que vende es el escándalo, hagamos uno.

Veo a Lady Gaga, y me confirma la regla. Vilmente se trata de trapos, trapos, maquillaje, maquillaje, la receta de siempre. Mucho ritmo, que suene en las discotecas -o antros como se les llama ahora-. La misma torta con otro pan.

Lady Gaga, el prototipo de la desesperación para tiempos sin esperanza. Una Emo a lo fashion. Música para ser -en el mejor de los casos- oída y olvidada.

El Profeta del vicio.

   Cuenta Joaquín Sabina que en cierto vuelo de un país a otro en el área de Centro América, decidió leer un poco el diario en lo que duraba el avión en el aire. Su sorpresa fue mayor cuando descubrió el encabezado de la sección de espectáculos: Llega a nuestro país el profeta del vicio. Entonces pensó para sí: De verdad que no soy digno de tan alto nombramiento, más bien solo soy un vicioso que no ha tenido empacho, como la mayoría, en no ocultar sus debilidades.

Ideas marginales

Las buenas ideas son escasas. Aunque pensemos todo el día, aunque lo hagamos sin darnos cuenta, como el respirar, como parpadear.

 Las buenas ideas no son tan comunes, la mayoría de las cosas que pensamos o andan en torno a una gran idea o son ideas cotidianas, como el que hacer enseguida, que comer, como ir o venir.

Se va a acabar el mundo ¿Y qué?

El titulo no es original, por aquí y por allá lo leí hace unos días. Pero se me vino a la mente cuando echaba un vistazo a las revistas en cierta tienda grande que tenemos cerca. Es que estaba repleto el estante de portadas que anunciaban desde -ahora si, 2012, es el bueno- por fin se nos casa Luis Miguel, pasando por el que se anima decir que Niurka ya no va a decir peladeces hasta todo tipo de predicciones, incluyendo  la mas funesta que de plano dice que los cinco o seis o siete mil millones de humanos que habitamos este endeble planetita no vamos a ver la luz del 2013.

Se va a acabar el mundo ¿Y qué? Si tuvieran realmente la certeza de que así va a ser, lo último que harían es una revista. Mejor se ponían a rezarle al santo de su devoción o al dios de su predilección para que el rayo no los alcance. Nadie sabe cuando nos toca, pero sabemos muy bien que cuando no te toca aunque te pongas te salvas y cuando te toca, aunque te quites te arrollan.

Así que ya se los digo de nuevo, mi mejor deseo es -como dice la canción- que el fin del mundo te pille bailando, que el equipaje no lastre tus alas, que el diccionario detenga las balas, que las mentiras parezcan mentiras, que las verdades no tengan complejos…

De lo oído y leído.

De tanto oír a un cantante, uno puede saber que se trata de él, aunque sea la primera vez que escucha una rola de este. Lo mismo pasa con la música clásica, de tanto oír a ciertos compositores, se acaba por adivinar las nuevas obras de su autoría. Con los libros también, de tanto leer a un escritor, después, con solo ojear aquí y allá una obra, se sabe de quién es.

El hecho es simple, existe el estilo y la personalidad, todos llevamos esos dos sellos. Todo lo que hacemos rondara siempre en torno a ciertos ejes centrales. Podremos experimentar en ciertos periodos de la vida, tratar de alejarnos de lo que somos, pero nunca podremos, volveremos a la raíz.

97,000

97,000 visitas en el blog durante el recien finiquitado 2011. Muchas gracias por cada una de ellas. Cada una es una esperanza de que este no sea un monologo, o aun peor, los desvarios de un loco peligroso.
Metas? Objetivos? Ninguno. Todo esto va saliendo sin premeditacion, alevosia, ventaja o buena ortografia. Solo es lo que es. Algo asi como un diario, eso si, sin la miel demasiado empalagoza de lo demasiado personal. Que al final y al cabo como bien dijo Borges, todas las historias son la misma historia. Que usted la lea y yo la escriba un mero accidente del destino.