La vida, esa efímera tarea que se nos escapa por las agujas del reloj

    No recuerdo si ya lo he escrito aquí, pero una de las mejores definiciones que he leído de lo que es la vida es esta: sucesión finita de emociones. Finita porque hay un inicio, el nacimiento, y un final, la muerte. En medio una gama de emociones que van desde lo sublime a lo irritante, como dijo el poema: del tedio a la pasión.

En esos menesteres se me ha ido la vida estos días ¿Acaso hay otros?, viendo estupefacto como la muerte viene a visitarnos, pero al rato la vida celebra a la vida con mas vida, ¿Sera acaso que la muerte y la vida son como dos gatos en franca pelea en nuestro patio?.

No es que me ponga melancólico, ni que el frio me ponga sentimental, ni que mis 37 abriles me hagan rondar la pre-andropausia. Es solo que ¡Chingados! toda pasa tan cerca que uno no puede dejar de verlo. Pero aunque llueva, otra vez ¡Chingados!, uno no puede dejar de seguir bailando.

Anuncios

Acerca de diariando
Marinero de Infanteria de Marina del Servicio Militar Nacional Patriotico Heroico y Obligatorio Matricula C-267481

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: