No estaba muerto, no andaba de parranda

No estaba muerto, no andaba de parranda, lo que pasaba es que el trabajo se me amontonaba como a veces tiene a bien atiborrarse sobre el escritorio, volviéndose usa serie interminables de cobros, pagos, acuses, dimes y diretes.

Cosas han pasado muchas, ya ven que Peña Nieto se equivoco y, de árbol caído -en política- es imperdonable no hacer leña. De tal modo que le ha llovido sobre mojado, ya la Ninel Conde encontró a su príncipe azul en el duro arte de disparar sandeces.

En lo personal, creo que lo sucedido a Peña sea para hacer semejante escándalo. Pero son tiempos electorales -¿electoreros?- así que hay que capitalizar a favor la milonga que sea vertida por los adversarios. Aclaro que no soy priista, pero no saberse de memoria titulo y autor no es indicativo de ignorancia.

En otro orden de ideas el Cardenal Iñiguez deja el arzobispado de Guadalajara, un personaje pintoresco, siempre metido en escándalos por sus declaraciones, que generalmente, hay que reconocerlo, por mas católicos que nos digamos -hay cosas indefendibles-, rayaban en la falta de tacto y de caridad.

El frio ha apretado a esta península, varios días nublados. Anoche que venía en la carretera las nubes mordían la carretera, era como ir volando en la cinta asfáltica. Excelente espectáculo.

 

Anuncios

Acerca de diariando
Marinero de Infanteria de Marina del Servicio Militar Nacional Patriotico Heroico y Obligatorio Matricula C-267481

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: