Dios es Ateo.

Dios es ateo, de eso me convenzo cada día mas, en especial cuando veo la situación actual de muchas religiones, sectas, congregaciones y/o movimientos religiones. Tan lejanos del pueblo, al cual se supone deben hablar de Dios,  pero por el contrario, parecen querer apoderarse de Dios, encerrarlo en sus muros y, solo si aceptas sus “verdades reveladas” puedes tener acceso a ese su Dios.

A continuación transcribo un excelente correo que me envió el Profesor Camacho, uno de esos ateos que opacan a muchos que nos decimos creyentes:

 

Dios nos dice…



” Deja ya de estar rezando y dándote golpes en el pecho! Lo que
quiero que hagas es que salgas al mundo a disfrutar de tu vida.
Quiero que goces, que cantes, que te diviertas y que disfrutes de todo
lo que he hecho para ti.

¡Deja ya de ir a esos templos lúgubres, obscuros y fríos que tú mismo

construiste y que dices que son mi casa.
Mi casa está en las montañas, en los bosques, los ríos, los lagos, las
playas. Ahí es  en donde vivo y ahí expreso mi amor por ti.

Deja ya de culparme de tu vida miserable; yo nunca te dije que había

nada mal en ti o que eras un pecador, o que tu sexualidad  fuera algo malo.
El sexo es un regalo que te he dado y con el que puedes  expresar tu
amor, tu éxtasis, tu alegría. Así que no me culpes a mí  por todo lo
que te han hecho creer.

Deja ya de estar leyendo supuestas escrituras sagradas que nada 

tienen que ver conmigo. Si no puedes leerme en un amanecer,

en un  paisaje, en la mirada de tus amigos, en los ojos de tu hijito… 

¡No me encontrarás en ningún libro!

Confía en mí y deja de pedirme.

¿Me vas a decir a mí como hacer mi  trabajo?
Deja de tenerme tanto miedo. Yo no te juzgo, ni te critico, ni me
enojo, ni me molesto, ni castigo. Yo soy puro amor.

Deja de pedirme perdón, no hay nada que perdonar. 

Si yo te hice… yo te llené de pasiones, de limitaciones, de placeres,

de sentimientos, de necesidades, de incoherencias…  de libre albedrío.
¿Cómo puedo culparte si respondes a algo que yo puse en ti?

¿Cómo puedo castigarte por ser como eres, si yo soy el que te hice?

¿Crees que podría yo crear un lugar para  quemar a todos mis hijos que se
porten mal, por el resto de la eternidad?

¿Qué clase de dios loco puede hacer eso?

Olvídate de cualquier tipo de mandamientos, de cualquier tipo de leyes;

esas son artimañas para manipularte, para controlarte, que sólo crean

culpa en ti. Respeta a tus semejantes y no hagas lo que no quieras para ti.

Lo único que te pido es que pongas atención en  tu vida, que tu estado

de alerta sea tu guía.

Amado mío, esta vida no es una prueba, ni un escalón, ni un paso en
el camino, ni un ensayo, ni un preludio hacia el paraíso. Esta vida es
lo único que hay aquí y ahora y lo único que necesitas.
Te he hecho absolutamente libre, no hay premios ni castigos, no hay
pecados ni virtudes, nadie lleva un marcador, nadie lleva un registro.

Eres absolutamente libre para crear en tu vida un cielo o un infierno.
No te podría decir si hay algo después de esta vida, pero  te puedo
dar un consejo. Vive como si no lo hubiera. Como si esta fuera tu
única  oportunidad de disfrutar, de amar, de existir.
Así, si no hay nada, pues habrás disfrutado de la oportunidad que te di.
Y si lo hay, ten por seguro que no te voy a preguntar si te portaste
bien o mal, te voy a preguntar ¿Te gustó?… ¿Te divertiste?…  ¿Qué
fue lo que más disfrutaste? ¿Que aprendiste?…

Deja de creer en mí; creer es suponer, adivinar, imaginar. Yo no
quiero que creas en mí, quiero que me sientas en ti. Quiero que me
sientas en ti cuando besas a tu amada, cuando arropas a tu hijita,
cuando acaricias a tu perro, cuando te bañas en el mar.

Deja de alabarme, ¿Qué clase de Dios ególatra crees que soy?
Me aburre que me alaben, me harta que me agradezcan. ¿Te sientes
agradecido? Demuéstralo cuidando de ti, de tu salud, de tus
relaciones, del mundo. ¿Te sientes mirado, sobrecogido?…  ¡Expresa
tu alegría! Esa es la forma de alabarme.

Deja de complicarte las cosas y de repetir como perico lo que te han

enseñado acerca de mí. Lo único seguro es que estás aquí, que estás vivo,

que este mundo está lleno de maravillas.   ¿Para qué necesitas 

más milagros? ¿Para qué tantas explicaciones?

No me busques afuera, no me encontrarás.

Búscame dentro… ahí estoy, latiendo en ti.

 

Los comienzos.

Borges como escritor era un tipo genial, leerlo es ir de asombro en asombro, leerlo es pues, comprender que así como las matemáticas son infinitas, lo es también la literatura. Aquí el comienzo de unos de sus innumerables cuentos breves:

El Otro.

El hecho ocurrió el mes de febrero de 1969, al norte de Boston, en Cambridge. No lo escribí inmediatamente porque mi primer propósito fue olvidarlo, para no perder la razón. Ahora, en 1972, pienso que si lo escribo, los otros lo leerán como un cuento y, con los años, lo será tal vez para mí. Sé que fue casi atroz mientras duró y más aún durante las desveladas noches que lo siguieron. Ello no significa que su relato pueda conmover a un tercero.

Esto reafirma mi certeza de que el escritor tiene unos cuantos segundos para atrapar al lector, por eso desde el titulo debe disparar “duro y a la yugular” si lo que quiere es cautivar al que está al otro lado del libro.

Ayer precisamente me encontré con otro gran inicio, este es de Ángeles Mastretta:

“El marido de Irene Piedrasanta era un hombre cabal. Lo que quiere decir que podía ser lo mismo un santo que un energúmeno y que nunca se sabía en qué momento querría ser quién”.

Sábado y Metáfora

Séptimo día. Día en que el Señor descanso después de ver que lo que había creado en los seis días previos era cosa buena.

Y luego dicen, los inventores del modernismo que el descanso es contra natura. Que no producir es una maldición. Pero podemos ver que hasta Dios se dedico a la inacción.

Las pausas son tan necesarias como al marcha misma. Quien no se detiene a ver el camino recorrido se condena al extravió. Solo quien tiene el valor de ver hacia atrás, se atreverá a enderezar su andar. Como bien dijo Machado:

Caminante, no hay caminos, solo estelas sobre la mar.

Hemos de ver nuestra estela en esta vida, en la estela está escrito el rumbo que llevamos ¿Vamos hacia puerto seguro? ¿Viajamos al naufragio? Allí está la estela en medio de las olas.

ax2+bx+c=0

Dice una vieja canción que en la vida se trata simplemente de -al final del día- dormir sin discutir con la almohada. Con el paso del tiempo uno entiende que esto es muy cierto. Claro que no debe de faltar la dosis de euforia y de tedio. Pero al final, debe quedar ese sentimiento de paz. Dios que es un Dios de orden, nos ha hecho para ir de un extremo a otro, pero siempre volver a la línea divisoria.

Quizás mañana haga algunas anotaciones sobre el insomnio, pues no se ha de creer a priori que desvelarse es malo. No, claro que no. También puede ser una bendición.

Poemas dispersos

El niño que  fui.

 

Borges dijo algo así como: “la memoria es el reflejo del presente”,

Borges sabia de esas cosas, no gratis le apodaban el memorioso.

¿Que estará haciendo el niño que fui?

Quizás escriba en este preciso instante un poema sobre

que es ya adulto y recuerda el que fue.

¿Entonces que hará cuando no me acuerdo de el?

Sin duda que jugara bajo aquel árbol que tanto me gustaba jugar.

 

Dudas sobre Dios.

 

¿Y si Dios se llamara Pedro, Juan o Antonio?

Mejor aun ¿Y si se llamara Clara, Flora o Jacinta?

Quizás los hombres le perderían el respeto.

Entonces, en un momento de genialidad, de esos que tiene a cada rato,

decidió bautizarse YHWH.

Con semejante nombre a unos intimidaría,

a otros, los sedientos de misterio, haría especular sobre mil conspiraciones.

 

 

El vendedor de lagrimas.

Los medios de comunicación masiva llegaron para quedarse, escalaron vertiginosamente la esfera del poder hasta llegar a ser considerados el cuarto poder. La mercadotecnia, vio en ellos la puerta de entrada perfecta a las conciencias de los consumidores. Ya no tenían que tocar a las puertas de nadie, el mismo sujeto-cliente-comprador pinchaba el ON en su televisor y mansamente se deja adoctrinar y alienar con cualquier cantidad estratosférica de basura que se le presente.

La nueva tendencia de la mercadotecnia es a vendernos emociones, lagrimas de preferencias. Apelan al sentimentalismo del individuo para convencerlo de que lo que le venden es bueno, pues subsanara algún mal en alguna remota parte del planeta. Es decir, de la solidaridad, una virtud del humano, se la revierten para hacer negocio. Los reallity show, los talk show y las cruzadas de beneficencia son la muestra fehaciente de lo que menciono.

No digo que a priori participar en estos shows sea malo; pero creo que si es necesario tener conciencia como auditorio de que la personas que promueven estos espectáculos en el fondo no tienen como fin el bien de los demás, es un negocio para ellos. Uno puede ayudar y cooperar, que allá Dios juzgara a los que mercan con la necesidad de los demás.

Tiempo

El tiempo no existe. Es una cursilería que invento un poeta para sentirse cómodo con su mortalidad. Luego, un ingeniero, lo envolvió en un reloj y lo esparció por las ciudades, como un sucio rumor, como una verdad desesperada.

El tiempo no existe. Existe el movimiento, la lluvia, el ruido, el hambre, la sed, la pinche mala suerte, las nueces, los coches, el buenos días, buen provecho, usted disculpe, mi más sentido pésame.

El tiempo no existe. Existen los astros, los equipos malos de futbol, los toros, el rock, un dolor de muelas, el último beso, la copa sucia en el fondo.

El tiempo no existe. Hay baratijas guardadas en la buhardilla del pasado, maletas en los aeropuertos donde aterrizara el futuro. El presente como incógnita de la ecuación de tu vida.