El Parque

La modernidad y el estrés que vino con ella nos hizo olvidar los parques. Los hemos confinado a ser “los pulmones de las ciudades”.  Puntos verdes en medio de la selva de concreto y asfalto.

Suele pasar que sea el jardinero el visitante casi único de estos lugares. Cuida, siembra, poda, riega algo que ya casi nadie nota. Siempre pasamos muy de prisa por sus aceras  o de largo por sus calles.

Hubo un momento en la historia de las urbes en que estas se circunscribía en torno al parque. Lugar de reunión tanto para jóvenes en edad de casarse, niños que jugaban, señores que discutían sobre el futuro haciendo sus proyecciones del como seria. Señoras que hacían su vida social.

Si nos percatamos, las viejas ciudades están constituidas a partir del parque, de la plaza cívica, del zócalo. A sus costados se erguía la catedral o parroquia -según el tamaño-, la presidencia municipal o cualquiera que fuera la autoridad civil. Luego la oficina de correos, el médico o el boticario.

Anuncios

Acerca de diariando
Marinero de Infanteria de Marina del Servicio Militar Nacional Patriotico Heroico y Obligatorio Matricula C-267481

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: