El Padrecito.

Excelente película de Cantinflas, una de mis favoritas del mimo de México y del cine en general. Es impresionante como desde el género cómico Mario Moreno pudo esbozar una tenaz critica contra la policita y contra la iglesia católica de aquel 1964, que en mucho sigue siendo la misma política y la misma iglesia del 2011. Por ello no pierde actualidad.

Cantinflas siempre fue un crítico de la realidad institucional del mexicano. Desde su personaje, un tipo de arrabal nos hace ver la crudeza de la realidad. Sin duda todo un logro el pasar desapercibido para la censura de aquel sistema político represivo. Reírse en sus propias narices y no percatarse, había que ser sopa.

De verdad que no recuerdo cuantas veces he visto esta película, pero siempre que la vuelvo a ver me vuelve a hacer reír. Esos son los clásicos, aquellos que no importa cuántas veces, siempre tienen un algo de nuevo.

Vuelven los Hombres…G

20 años después, 20 kilos después, 20 mil canas después vuelven los Hombres G con este disco “Desayuno continental”. No lo he escuchado mucho, solo lo suficiente para darme cuenta que ya evolucionaron su letras. Traen nueva propuesta lirica, nuevo sonido, la voz de Summers es la que sigue dándole solides al grupo. Le quitamos eso y ya no queda nada de los Hombres G ochenteros; pero eso no es malo, por el contrario, artista que se estanca, artista que se aplica el harakiri. De hecho se habían tardado en evolucionar, lo cual es comprensible por la ausencia de casi 10 años en los escenarios de tocar juntos.

Pues aquí tienen, un nuevo disco, no apto para pubertos y adolecentes en busca de emociones fuertes. ¿Vale la pena? Yo diría que sí, pero en gustos se rompen géneros. Para mí, que fui su fans ¿Qué? También fui chiquito, no crean que nací de este tamaño, pues bien, para mí es un disco recomendable.

La felicidad es una pistola caliente

John Lennon tiene una canción con ese título, recuerdo que la primera vez que lo escuche no entendí. ¿Cómo? ¿Que tiene que ver la felicidad con un arma de fuego? Nada y quizás en ello este la exactitud de la referencia hecha por Lennon, porque la felicidad no necesita explicaciones, definiciones, vamos, no necesita nada, solo es lo que es. En cierto modo la felicidad es un absurdo, un absurdo necesario ante la soberbia de nuestra racionalizada amargura.

Se puede ser infeliz por mil razonables causas, pero se puede ser feliz por ver jugar a un niño, por escuchar una canción jamás oída, se puede ser infeliz por justificadas razones, pero se es feliz simplemente porque si, porque no se necesitan razones.

Pero ojo, no siempre es más feliz el que más sonora tiene la carcajada. Dar risotadas puede ser un síntoma de neurosis. Se es feliz cuando se sabe reír por dentro.

regards

¿Jugar?

¿Porque los grandes ya no jugamos? Quizás solo por imitación y vergüenza. Vimos de chicos que los grandes no juegan, desde entonces nos dijimos, cuando sea grande seré como ellos: no jugare mas.

Luego, ya de grandes vemos jugar a los chicos y quisiéramos imitarlos, pero la vergüenza nos carcome, los demás grandes podrían reírse de uno. Así todos los grandes observamos jugar a los niños.

¿Solución? Los mujeres ven telenovelas, como para jugar a las muñecas. Los hombres vemos el futbol como para soñar que pateamos el balón con emoción.

¿Que vas a ser cuando seas grande?

Continuando con eso de que me puse a ver el Top Ten de Tele Hit me sorprendió ver en la lista a Miguel Mateos tocando en vivo su más celebre éxito ¿Que vas a ser cuando seas grande? Obvio que es una versión actualizada, ya en un disco anterior había hecho una versión en vivo, pero ahora le bajo a los sintetizadores y le subió a la guitarra eléctrica, logrando con ello como decimos en el argot rockero: un sonido más heavy.

Pues bien, tenemos al cincuentón de Mateos cantando un tema para adolecentes, el éxito es inminente debido a la actualidad de la pregunta, todas las generaciones de adolecentes se topan con esa disyuntiva de que serán cada uno de ellos en el futuro. Y una canción que toque las fibras sensibles del público está condenado al éxito inexorablemente o, ¿Porque creen que tantísimas canciones hablan de amor y desamor? Sencillo, porque es un tema común a todos. Todo compositor sabe que tocando esos temas es más probable que su música se escuche.

Regards

Que no te ataranten para que creas que son chingones.

Ayer me puse a ver el Top Ten de Tele Hit, aunque ya iban en el número 7 en realidad, sin embargo me decidí a ver-chutarme la lista de éxitos del momento en el mundo pop.

Varias cosas podría anotar de lo visto y oído en el programa. Pero la esencial es que los video clips son una sucesión exprés de escenas, donde el artista en turno se muestra sobre actuando, con luces destellantes, vestimentas de chaquira y lentejuela. La idea central es, sin duda, confundir al público, tapar el pozo del vacío, cubrir la pobreza de ideas, argumentos e historia del video.  Hacer histrionismo de la forma más burda, es decir, presentando como súper chingon algo que raya en lo súper jodido.

La gente talentosa no necesita esconderse en ropajes ridículos, ni necesita buscar lo pegajoso para tener éxito. Pero como bien dijo Brozo hace algunos días: el ridículo siempre tiene éxito. Y sin dudar que muchos seudo artistas del mundo popero le apuestan al ridículo en pos del éxito.

Regards

Brahms

El arte está lleno de locos, aunque no todos los locos han sido buenos artistas, hay locos que en su locura solos se han creído que son buenos artistas.

También, los menos, han estado cuerdos, de estos en la música Brahms ha sido uno de esos genios en su sano juicio.

Su música refleja su personalidad, no soy de los que se deshacen en adjetivos calificativos para describir una obra de arte, ello me parece ocioso. Diré pues solo que lo que escribió Brahms debe estar en la lista de cosas que uno de hacer -en este caso escuchar- antes de irse al pozo sin retorno.

Dice la canción “antes de morir quiero vivir la vida un poquito” pues aquí tienen que vivirla no es solo ver futbol y beber cerveza. Vivir la vida un poquito también puede ser darse un lujo al oído. Para eso se pinta solo Brahms. Ya sé, ya se, los prejuicios son cabrones, el cliché de que “la música clásica es aburrida” nos hace temer lo peor de ella. Pero la verdad es que ni da rabia, ni sale sarpullido por escucharla. Es más, creo que hasta el oído nos lo agradece…Bato, gracias, ya me tenias hasta la coronilla con tus narco corridos de cinco centavos.

Regards.