Territorio Santos

    A mí el futbol me importa un comino, pero no puedo evitar sentir pena por lo que se vivió en el estadio del Santos la semana pasada. El estado de paranoia al que han llegado en algunas regiones de México ante tanta violencia es lamentable; no puedo menos que repetir lo que decía cierto comentarista que trasmitía en vivo el partido: Donde está la maldita seguridad?

Esto es una guerra, entre grupos rivales -carteles- y el estado contra ellos. El estado parece ser el mas débil, carece de una estrategia integral real, no se ve que las instituciones estén ganando la cacareada ‘batalla por la seguridad’.

Anuncios

Borges, Borges…otra vez Borges

DE QUE NADA SE SABE

 

La luna ignora que es tranquila y clara

Y ni siquiera sabe que es la luna;

La arena, que es la arena. No habrá una

Cosa que sepa que su forma es rara.

Las piezas de marfil son tan ajenas

Al abstracto ajedrez como la mano

Que las rige. Quizá el destino humano

De breves dichas y de largas penas

Es instrumento de Otro. Lo ignoramos;

Darle nombre de Dios no nos ayuda.

Vanos también son el temor, la duda

Y la trunca plegaria que iniciamos.

¿Qué arco habrá arrojado esta saeta

que soy? ¿Qué cumbre puede ser la meta?

Jorge Luis Borges

El Rap del Domingo.

Voy a comprar para desayunar,

esta un tipo con el estéreo a todo lo que puede dar,

no es Mozart, es un asqueroso rap,

el único chiste es que hace las palabras rimar.

Vengo acá y me pongo a escribir,

al ritmo de lo que acabo de oír,

el rap, el rap, que no te va a deprimir.

Hace sol, México tercero en el mundial,

es domingo, de la semana día primero.

Crisis anuncia el presidente gringo.

basta de leer las noticias,

este es un rap no el twitter.

El Vaso.

Hace rato veía un vaso, con agua hasta la mitad. Es típico el dilema, Estaba medio lleno o medio vacío? los optimistas dirían lo primero, los pesimistas votarían por lo segundo. Entonces me puse a pensar que dirían otra persona:

-Un Emo, diría que es un vaso de lagrimas.

-Un sacerdote católico, el símbolo de la vida nueva.

-El poeta, el mar en una capsula.

-El químico, dos átomos de hidrogeno que se unieron a uno de oxigeno para estabilizar sus niveles de electrones.

-Una ama de casa, el hijo que deja todo a medias como siempre.

-El político, el discurso va a medio camino.

-El naco diría: Ya se chingaron este vaso!

-El filosofo, la complejidad de dar una opinión.

-El borracho, será tequila?

-El niño, tengo sed.

Y yo digo que ya es tarde, hora de irse a la camita, bona nite.

 

Nunca me abandones

      A mí me gusta el cine, nada mejor que una buena historia presentada en imágenes y sonidos (mas palomitas), ello es en sustancia el séptimo arte.

Pero el cine, como todo arte se enfrenta a sí mismo con la finalidad de renovarse, Hollywood está en esa disyuntiva, las historias que cuenta necesitan renovarse, reinventarse, buscar nuevos horizontes.

Esta película a mi me parece un buen ejemplo de esa búsqueda de lo novedoso sin abandonar lo comercial.

 Habrá los que se desgajan las vestiduras ante la comercialización del arte, pero a esos fariseos hay que decirles que el arte se hace para difundirse, Que escritor escribe solo para él y al final de sus días quema sus obras? Ninguno, y en esa divulgación debe haber una comercialización, negar esa realizar es bastante ingenuo. Lo mismo pasa con el cine, el que hace cine debe considerar también recuperar su inversión

Efímeros.

Nosotros, estos,

ríos de gentes, gentes que pasaran,

nosotros, el tu y el yo, todos…

inmersos en el tiempo

fichas de dómino derribadas por el dedo de Dios.

Anhelos, persecuciones, despistes

pensamientos, ruidos, nubes

todo eso somos y todo eso pasara.

La chingada y lo mexicano.

   Sin duda que dijo una gran verdad Monsiváis cuando afirmo que una plática entre dos mexicanos sonaba falsa sin el uso de la chingada. Tal es el grado de penetración que tiene la chingada entre los mexicanos. Es parte de la cultura. Es como el toque maestro, como la frutita en la cima del postre.

Es parte de nuestro sub consiente colectivo, siempre pensamos que estamos chingados, que los gringos son los chingones y que nos va a cargar la chingada como país, inclusive como individuos. Llevamos la chingada a cuestas, es nuestra cruz, lo que debemos vencer para levantarnos, el peso que nos impide despegar nuestro potencial. Cubrimos nuestro patetismo con esa palabreja.

Alcides