Me vale madre

Me vale madre

que Don Corrupto diga que lo importante es la gente,

se bien que su fin es

llenarse el bolsillo hasta que reviente.

Me vale madre

que fulano y zutano digan

tener a los dioses de su parte,

sé que el creador no cree en la propiedad privada

de sus adoradores.

Me vale madre

el hip hop, el regatón y todos esos ruidos,

al paso del tiempo

sus defensores serán

sus principales detractores

-todo es comercio-

Anuncios

Las mariposas amarillas han vuelto

Las mariposas amarillas han vuelto, como cada año con la época de  lluvia a adornar la carretera. El asfalto del horizonte se ve inundado de pequeñas y móviles lucecillas amarillas que hacen un espectáculo del viaje, otrora tedioso en verano. La cinta negra que parece avanzar inexorable, zigzagueante, debe compartir con estos lepidópteros nuestra atención.

No en balde dice La Biblia que ni el rey Salomón con toda su riqueza pudo igualar la majestuosidad de la vestimenta de las criaturas mas frágiles.

 

Los caminos del desierto

image

Fox o Chávez o Castro, mejor no digo nada.

Con Fox nos pudo ir mucho peor, sería un parlanchín que le gustaba decir las cosas sin pensar pero tenía más arraigado el sentido democrático. Si, Fox podrá tener sus defectos pero hay que reconocerle que era abierto, democrático.

En su lugar muchos otros han optado por perpetuarse en el poder. No solo hablan tarugada y media. Sino que en nombre de su pueblo aplastan a su pueblo. Libia con su Gadafi, Venezuela con su Chávez, Cuba con sus Castro, ejemplo hay al por mayor. Nada corrompe mas fácilmente que el ejercicio del poder mismo.

Así que demos gracias a que pasados sus seis años, este Fox, agarro maletas para irse a meter a su rancho.

Fox y Yo

    A mí de Fox me preocupaba “el que dirán”, si, que la comunidad internacional se creyera que todos los mexicanos éramos como nuestro bizarro presidente.

Imagínate que fuéramos a turistear a un país lejano. De pronto un miembro de aquella nación visitada se nos acercase preguntando:

-Disculpen, Son mexicanos?

-Si.

-Nos podrían decir algún disparate como su Fox?

No se rían, era un posibilidad real. Bendito Dios que solo duro seis años con los micrófonos abiertos. Ya hoy sabemos de el muy a lo lejos, sin embargo sus declaraciones siempre llevan o nos llevan -mas bien dicho- a dudar si lo está diciendo en serio es una broma, por decir lo menos altisonante.

Esto me viene a la mente porque leía ayer en un diario que el ex presidente en cuestión proponía la negociación con los carteles de traficantes y la legalización de las drogas.

No dudo que más de un mexicano entraría pronto a la lista de Forbes, pero tampoco dudo que la legalización traería una catástrofe social, el suicidio como humanidad.

De los clásicos.

   No, no voy hablar del Chivas versus América, ni de tantos partiduchos que les ponen el mote de “clásicos” con fines deportivos poco serios -y fines economicos poco claros-. Hablare de los clásicos en el arte.

Una genial definición que leí por alguna parte, es esta, clásico: obra de la que todos hablan y nadie conoce. Je! muy cierta, pregúntenle a quienes los circundan ( circundan, no, circuncidan, aclaro porque hasta yo cometí el error de dedo) quien ha leído El Quijote, tendrán suerte si uno o dos les responden afirmativamente.

De entrada desmitifiquemos “los clásicos”, no tiene que gustarte a fuercitas, un clásico es tal porque ha tenido la suerte -suerte, esas incomprensibles vías del azar- en gustarle a muchos, pero no quiere decir que por ende me ha de gustar. A mí la Divina Comedia me aburrió en la segunda cuartilla y jamás he vuelto a intentar su lectura en tantos años.

En contra parte diremos que un “clásico” no tiene que ser aburrido solo por ser arte -cultura-. Tenemos esa idea muy metida en la cabeza, esa etiqueta de aburrido si es que no sale en la caja idiota (Televisión). Hay que salir del fanatismo que le profesamos al televisor, si, hay otras maneras y medios de entretenimiento y educación. El canal de National Geographic no es el non plus ultra del aprendizaje. Nuestros ancestros no tuvieron televisión y sabían mucho por leer libros, así que, no debe ser tan malo abrir uno de vez en cuando, si quieren hasta considerándolo un mal habito, una traición al dios televisión.

Recordemos, si no leo me aburro. No de aburrirse, si no de hacerme burro. Con perdón de los asnos.

Las ladies de la Polanco.

    México somos una sociedad, un grupo de humanos, avanzamos y retrocedemos en la misma dirección como una entidad compacta. Cual si fuéramos una manada de aves que emigran, así vamos todos en este vuelo que llamamos país.

La violencia que vemos en lo macro -tiroteos, secuestros, ejecuciones-, se reproduce en lo micro -en algo tan sencillo como manejar un vehículo-. Ese es el espectáculo que hemos visto en este video de Las Ladies de la Polanco. Somos una ciudadanía violenta, que se vuelca contra la autoridad cuando esta se muestra tibia al actuar.

Nos asustamos cuando vemos en la TV los niveles de atrocidad y sadismo al que han llegado ciertos grupos de delincuentes; sin embargo, no estamos dispuestos a ceder el paso en el alto, no estamos dispuestos a respetar el turno de la fila, somos chingones si nos brincamos la cerca, de lo contrario seremos pendejos.

No sé si esto se deba a la psicosis colectiva en que vivimos inmersos, al culto que se hace de los delincuentes sanguinarios, cual sea la causa o causas debe ser del índole social, es decir todos somos el problema y todos somos la solución. Por tanto está bien cabron que se resuelva.