Dos, tres, cuatro dimensiones.

   Son casi las diez de la noche, veo a mi hija hacer su tarea. Hoy se nos ha hecho más tarde de lo habitual para esa faena. Dibuja una calle en su cuaderno, arriba a la derecha el símbolo de los cuatro puntos cardinales. La calle es adimensional, como dibujan los niños, es decir, sin plantearse la profundidad de los objetos, todo se representa en un mismo plano. Estamos en lo bidimensional.

Después, un poco mas grandecitos nos la complicamos y queremos dar profundidad a lo dibujado, empezamos a dibujar en isométrico, según la terminología apropiada, aunque sigue siendo una hoja de papel.  Vamos en tres dimensiones.

Ya de adultos intuimos que las tres dimensiones son nada, si no hay un movimiento dentro de ellas, el movimiento que es la relación de cambio de posición respecto del tiempo. Entonces la cuarta dimensión es el tiempo.

Por último vienen los esotéricos, los gnósticos, los visionarios de la física cuántica,  los que gustan de ver moros con trinchete y empiezan a decir que hay cinco, seis, mil dimensiones, mundos en paralelo. Allí ya no entiendo nada de lo que dicen, me quedo con la simplicidad de mis cuatro ejes: x, y, z, tiempo.

A.

Anuncios

Acerca de diariando
Marinero de Infanteria de Marina del Servicio Militar Nacional Patriotico Heroico y Obligatorio Matricula C-267481

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: