Reflexiones metodológicas en torno a la taza de café.

Usted dispense que sigamos con los temas intrascendentes en este sitio, que ha sido creado para los más excelsos temas metafísicos, meta cuánticos y metafóricos. Pero digamos, que simplemente no me place hablar de más cosas que de esta taza de café que me estoy bebiendo. Sino está de acuerdo hay de dos opciones, la primera es buscarse algo más de provecho para leer, mire que en la internet abundan también cosas provechosas al alma y al intelecto. Segunda, hacerse su propio blog,  ahora sí, a hablar de lo que usted considere conveniente y oportuno.

Pero si ha decidido no optar por ninguna de las anteriores, es decir, sigue aquí. Lo cual le agradezco profundamente. Vayamos sobre el tema que nos atañe en la agenda para hoy: el café.

Sin duda que habrá detractores de tan exquisita bebida. Con el descubrimiento de los triglicéridos, los lepusitos, las grasas mono saturadas, los granos transgénicos y un largo etcétera usted debe haber leído, escuchado o recibido un Mail de algún amigo contrito por el tema, de que este brebaje tarde que temprano lo va a matar. Que su coloración típica, negro, es un mal agüero de que nada bueno puede contener.

En contra parte, si usted es de los nuestros, de los que beben café por el simple hecho de que nos gusta. Sin caer en excesos de razones o se regodea en que hay ciertas razones que solo entiende el corazón, mas no la razón -citando a Pascal-. Estará muy de acuerdo en que además del buen sabor hay otros alicientes para degustarlo.

Espanta el sueño, si lo bebe con cafeína, como Dios lo trajo al mundo. Lo cual, para quienes solemos manejar a deshoras y por varias horas es un buen antídoto para evitar eso que llaman accidentes de carretera.

Incita a la charla amena, no hay un buen mitote que no se diseccione sin la presencia religiosa de una taza humeante de café.

Nos adentra en el arte de la cocina, porque no crea usted que es cosa sencilla obtener un buen sabor, aunque en ingredientes sea muy básico, la mezcla oportuna resulta de sumo complicada para obtener algo de merito. Sabiendo hacer café, un buen café, preparar cualquier platillo excéntrico es pan comido.

Bien, pues me despido, que las labores propias del día me llaman, podría citar algunas otras propiedades benéficas pero mejor dejémosle como tarea que usted mismo la descubra.

Anuncios

Acerca de diariando
Marinero de Infanteria de Marina del Servicio Militar Nacional Patriotico Heroico y Obligatorio Matricula C-267481

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: