La Escuela.

Que feo se escucha, Verdad? La escuela, como si fuese una cosa, un ente cualquiera. La escuela, palabra que trae inexorablemente imágenes a la mente: gentes, edificios, horas, laberintos del conocimiento, quizás mejor dicho, laberintos en busca del conocimiento.

Y de la escuela uno acaba teniendo conciencia de ella  hasta que la termina, hasta que tiempo después pasa por el frente de ese edificio. Piensa: me pase cinco años en esos muros, y para qué? Que aprendí realmente? Me sirvió para vivir la vida lo que allí invertí en tiempo y esfuerzo?

Claro que cada quien cuenta su versión a según como le fue en la fiesta. Alguna vez escuche decir a una persona que la Preparatoria solo le había servido para aprender a emborracharse.

En lo personal, que nunca fui ni siquiera cercano a un estudiante modelo, la escuela no fue una excepción, sino todo un mundo. No era un mal rato que pasar para tener tranquilos a mis padres. Realmente me gustaba aprender, aunque no lo lograba con la facilidad deseada.

Anuncios

Acerca de diariando
Marinero de Infanteria de Marina del Servicio Militar Nacional Patriotico Heroico y Obligatorio Matricula C-267481

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: