Cambio de opinión.

    Durante mucho tiempo, no sé cuánto, había pensado que eso de coleccionar no está bien.  Era la prueba de algún déficit en algún área de la vida, me decía, como buen psicólogo aficionado -profesión a la que todos aspiramos a ratos-.  Pero en la tarde, sentado frente a mis libros, empecé a contarlos, le pare a los trescientos porque caí en una pregunta: No es eso una colección? Pues que sí. Hace diez años, cuando llegamos a esta casa no traía ni uno.  Hoy ya llenaron el librero.

También pensé en los discos, hace tiempo que los conté eran más de mil. Ya son dos colecciones en alguien que siente animadversión por las colecciones, paradoja de paradojas, absurdo neto.

El asunto de coleccionar no para allí, tiene ciertos antecedentes patológicos. Me recordé que en la escuela secundaria tenía un cuaderno donde dibujaba cuanta marca comercial encontraba, desde LA Gear, hasta Maizena, pasando por YSL o Sony. Aquel cuaderno era la atracción turística del salón, más de uno lo tomaba sin permiso para ver que adiciones había recientes.

Ante abrumadoras pruebas, no puedo menos que cambiar de opinión, las colecciones no son tan malas a final de cuentas. Les debo la justificación científica metodológica, hay cosas que pasan solo porque si. O como dijo Descartes: hay ciertas razones que solo entiende el corazón.

A.

Anuncios

Acerca de diariando
Marinero de Infanteria de Marina del Servicio Militar Nacional Patriotico Heroico y Obligatorio Matricula C-267481

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: