Un perro de otro planeta.

 

Algo así se llamaba la película del sábado en el Disney XD. El asunto consistía en que después de miles de años de haber dejado este planeta dominándolo, los perros han decidido enviar a un canino a investigar que han hecho sus descendientes con el planeta. La sorpresa del can es mayúscula, los humanos, esas mascotas ancestrales parecen ahora dominar al mundo ¡y los perros son las mascotas! Se han invertido los papeles.

 

Obvio que la trama es por demás infantil, ingenuidad pura, pero a mi me ha hecho reír bastante. Me ha dejado un buen sabor de boca esa inocencia. Para reír no se necesita mucho, de hecho, son las cosas sencillas, tan sencillas que se vuelven excepcionales las que nos hacen reír, nos sorprende su ingenuidad.

El cine es un arte. El arte es –entre otras cosas- para llevarnos a emociones: llorar y reír. Son dos de ellas, las más elementales, las más necesarias. No concibo un arte todo gris, ni un arte todo colorido, son necesarios los extremos. Un buen artista sabe ir y venir por esos extremos. No se encasilla.

Así mismo, alguien que quiera sacarle todo su potencial al arte como espectador no se encasilla en un género, en un tipo especifico de arte. Igual debe leer un libro, ver una película, disfrutar una pintura, asombrarse de un edificio, escuchar esta o aquella música.

A.

Anuncios

A veces siento vergüenza de ser católico.

 

Hoy se ha confirmado que no habrá una “comisión de la verdad” en el caso de Marcial Maciel, es decir, no se buscaran cómplices, ni corresponsables, la postura oficial hasta ahora del Vaticano es que todo se fue con Maciel a la tumba.

Lamentable es el argumento esgrimido por De Paolis al decir que “preferimos diez culpables libres que un inocente encarcelado”. Eso da una idea del nivel de nuestras autoridades eclesiales que confunden a conveniencia la fraternidad con la desfachatez para encubrir quien sabe que poderes económicos oscuros. Porque todo se reduce a eso, al dios dinero, todo mundo sabe que los Legionarios de Cristo son una institución millonaria, por ello no pudo ser desaparecida por la Curia, que era lo que realmente procedía en un caso tan escandaloso y aberrante para el catolicismo. 

Lo confieso, a veces siento vergüenza de ser católico.

La nueva educación

Mi hija esta aprendiendo a multiplicar, nos han dicho que no deben memorizar, que ese no es el chiste, sino saber como llegar al resultado, o sea, contar con los deditos hasta llegar al resultado buscado; nada mas imagínense cuando el asunto es 9×7, le lleva un buen rato contar hasta 63.

Entonces yo, pragmático convencido, además de ser firme creyente de que las excepciones son las que dan sentido a las reglas le he dicho que memorice las mas difíciles –a mi entender-7×8, 8×8, 9×9, 6×7, luego de allí puede partir para obtener mas resultados mas rápido, por ejemplo si le piden 7×7, pero ya sabe 6×7, nada mas tiene que sumar siete a este ultimo.

A mis padres le toco la era de “las letras con sangre entran”; cuando los profesores golpeaban a los alumnos, los castigaban y los hacían el hazme reír de la clase. A mi me toco la etapa en que memorizar lo era todo, nos atiborraban de información, mucha de la cual era por demás inútil. Pero sobre todo adolecía de inculcarnos la necesidad de la cultura, pues todo giraba en torno a la importancia de una buena calificación.

Hoy, la educación va en torno al desarrollo de las competencias del alumno, es decir de las habilidades personales. De ello hay adeptos y detractores, en lo personal creo que se necesita de tiempo para evaluar si es realmente positiva esta nueva forma de educación.

A.

La vida es sueño.

Soñé que iba en un avión, soñé que en el avión soñaba. Dormía cuando el avión se estrello, pero no desperté. No se que escenas atroces pasarían, gritos, llanto, nada recuerdo, iba soñando que en un avión que se accidentaba viajaba, pero yo dormía.

 

Al final no supe cual era el sueño y cual la realidad, quizás el sueño sea este, que escribo, pero yo en realidad voy en ese avión.

 

Al final no se si los leí o los soñé que los leí, estos versos de Pedro Calderón De La Barca:

 

¿Qué es la vida? Un frenesí.

¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño;
que toda la vida es sueño,

y los sueños, sueños son

Gadafi, el miedo no anda en burro.

Libia anuncio inmediatamente el cese al fuego, como respuesta a la resolución de la ONU que autoriza a las fuerzas internacionales implementar una zona de exclusión aérea. Nada que ver con la Libia de los ochentas que se atrevió a llamar héroes a los terroristas y que ocasiono una ofensiva de los Estados Unidos, aquella vez Gadafi se salvo solo por suerte de morir bajo una bomba de la fuerza aérea yankee. Hoy parece haber aprendido la lección deteniendo los bombardeos aéreos contra la insurrección de forma inmediata y unilateral. Nada que ver este Gadafi del nuevo milenio con aquel Gadafi retórico de la década de los ochenta. Inclusive a tratado de hacer ver que su guerra no es contra los que quieren la libertad y la democracia en Libia sino contra los malvados de Al Qaeda.

 

La gran lección que le dejo a Gadafi la anterior invasión es que si quería estar en el poder, debía aprender a estar del lado del poder. Por eso los últimos años los ha dedicado a pasearse por Europa entablando negocios y relaciones amistosas con los principales países de aquella región. Sabe que mientras no ponga en riesgo el suministro de petróleo a los países consumidores, estos países no consideraran en serio una invasión. A final de cuentas el pueblo libio a ninguno de los poderosos le interesa realmente, lo que importa es el petróleo. Baile de disfraces, solo eso es la política internacional.

Cuando Dios se olvida de ti.

Andar los caminos de la fe, tarde o temprano te conducirá por la avenida Silencio de Dios. Un silencio que te hará pensar que simplemente Dios se olvido de ti.

Dios es un pedagogo por excelencia, el mejor diría sin chistar. No gusta de populismo, ni de fraternalismo, todo lo que tienes que vivir lo vivirás, el no te lo ahorrara. Sino me crees fíjate en Jesús, el pidió si era posible no pasar por la cruz ¿y que sucedió? Allí esta ese dramático grito desde el madero e inexplicable para los teólogos: ¡Eli! ¡Eli! Lama sabactani. Dios mío, Dios mío ¿Por qué me haz abandonado?

Andar los caminos de la fe, no es ningún salvoconducto, ni te da inmunidad diplomática, mucho menos fuero de diputado federal. Andar la fe es esencialmente esperar la meta; gastarnos la vida en ese camino angosto que son las palabras del Cristo.

Muchos se cansan de ese silencio, se buscan otra religión, donde no allá pecadores, o se buscan la yoga, otros recaen en los vicios de donde fueron rescatados. Pocos, muy pocos, continúan. Mejor no lo puede describir más que el evangelio apócrifo de Santo Tomas: Dios escoge uno de entre mil y de esos hace diez mil, pero solo escoge a uno de entre ellos.

 

A.

100,112

Hace cosa de un año y diez meses empecé este Blog, hoy rebasa la meta de las cien mil visitas. Con un promedio diario de 280 lectores. Pero antes de caer en la frialdad de los números, quiero agradecer a usted, amable lector, el llegar hasta aquí.

Falsearía si dijera que escribo solo para mí, una parte importante que mueve mi mano es compartir lo que pienso, siento y creo. Escritor que diga lo contrario miente flagrantemente. Pero al escribir evito dogmatizar, todos somos muy libres de disentir respecto cualquier cosa, o como dice el buen Padre Memo, de lo único que no debemos dudar es que nos vamos a morir. Fuera de ese último acto, todo debe ser cuestionado. Del mismo modo, con valor debemos tomar posturas, en el marco del respeto mutuo. Tampoco porque esté en desacuerdo con el aborto, pero  a favor de la tolerancia voy a dejar de alzar la mano para decir que ello es un crimen atroz. O como dicen en mi pueblo: una cosa es Juan Domínguez y otra no la chingues.