El pintador de rayas.

 

Día no laboral, sin embargo voy a toda prisa a la oficina. Semáforo en rojo; me detengo por los 40 segundos -ya los tengo contados- que dura la luz. Mientras observo por la ventanilla, al lado derecho un campo de fútbol, en el, un hombre con toda la paciencia del mundo pinta la raya de cal para el partido que pronto empezara.

El tipo se ve que pinta con pasión, agita con euforia el bote desde el palo. Psión y al mismo tiempo sin prisa.

Cambia la luz a verde y arranco, continuo con mi prisa. Mientras manejo el trecho que falta a la oficina no puedo retirar de mi mente la escena de aquel hombre, de su oficio.

Al llegar me abruman las situaciones que resolver, esto y aquello, papeles, cálculos, celular, fotocopias.

En 5 horas regreso, voy en sentido contrario. Otra vez luz roja. Ya hay un partido; en las gradas, solo un espectador, que es el pintador de rayas, con su arma de trabajo empuñada –vara con bote lleno de cal-.

Debe estar esperando el medio tiempo o el final para retocar las rayas del campo.

Anuncios

Acerca de diariando
Marinero de Infanteria de Marina del Servicio Militar Nacional Patriotico Heroico y Obligatorio Matricula C-267481

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: