en algun lugar de algun gran pais

Dice la famosa canción de Duncan Dhu: mueren genios sin saber de su magia concebida mucho antes de nacer.
Cuanta gente se va a la tumba sin haber exprimido al máximo sus talentos, por el pretexto que fuere, inclusive ignorancia.
Todos los humanos somos por necesidad seres artísticos, todos necesitamos hacer y obtener arte. Una dimensión, por desgracia poco explorada en la mayoría de los casos.

Anuncios

Filosofía barata y zapatos con suelas de hule.

 

La Filosofía siempre ha reclamado la supremacía sobre las demás ciencias, al mas puro estilo de los dictadores se ha auto proclamado como la soberana en el país de las verdades demostrables. Sin embargo, nunca ha aportado nada en concreto sino meras especulaciones. Es medio miope y solo atisba entre sombras, sin embargo presume de tener 20/20 de visión.

Y no digo nada nuevo, ya E. Kant hace casi tres siglos hacia esta observación, después K. Marx desvió la especulación metafísica al campo de la ortopraxis, lo cual derivo en un sin fin de especialidades en áreas que aparentemente tienen que ver muy poco con la filosofía como la economía, sociología, biología o política.

Sin embargo, las dos grandes preguntas que dieron origen a esta rama del pensamiento estructurado siguen allí, esperando quien mas se apunta a dar su versión de la respuesta. ¿Cuál es la cosa, sustancia o ente que contienen todas las demás cosas del universo? ¿Qué es el hombre?

Obvio, en lo personal creo que nunca serán resueltas en un consenso general, cada quien se adhiere al grupo que defiende la respuesta mas acorde a su experiencia personal. La respuesta puede ser Dios, los átomos, el azar, el big bang,  aun en la antigüedad hubo quien se aferro a que los números eran la respuesta. Lo importante y de lo cual nadie se salva es de dar una respuesta.

Viento

Se abrazan dos átomos,

 y en esa fusión nace el viento,

 vuelan por la atmósfera cruzando

 ríos, montañas, mares, ciudades.

Los mueve los campos magnéticos de la gravedad,

 las fluctuaciones lunares, las tormentas en el sol,

 un sin fin de factores, muchos aun no estudiados.

Pero, ellos van abrazados,

con tal fuerza que no los puede separar

 ni el smog que como plaga

 llena los amplios espacios

donde apenas hace cien años jugaban libres.

Los niños los ven pasar,

 ¡allá va el viento!

¡allá va el viento! –gritan-.

Y le montan un papalote para intuirlo.

Para usarlo como juego, como propulsión.

O2:

 parejita de pillos,

liendres de dragón,

 huerfanitos sin pudor,

 zapatos del matón,

 kamikases sin tatuajes,

 ultranzas de fianzas,

 domingos sin bañar,

diezmo del ateo,

consejos del suicida,

Oración del cardenal.

Puentes

Vivir en esta península implica aceptar que solo hay una carretera que va de punta a punta, nadie se pierde ¿Cómo perderse si solo hay un camino? Pero tiene un  defecto esta vía, sus puentes, si bien son muchos (millares diría yo, aunque todos pequeñitos) adolecen de creatividad en el nombre. Vas y te pasas La Liebre 1, luego La Liebre 2, hasta que te empachas de esta especie del genero Lepus y empiezan con La Víbora 1, La Víbora 2, hasta llegar a La Víbora enésima. Total que en poco mas de dos mil kilómetros se acaban el reino animal en nombres para puentes.

El puente es una bella metáfora, por ejemplo la oración es el puente entre Dios y los hombres, o este blog es el puente entre tu, amable lector, y yo, infame escritor ¿Por qué no ser un poco creativos con los nombres? Otro asunto mas agradable seria por ejemplo ir pasando por uno de ellos y leer “Puente Madison” todo mundo traería a la memoria la celebre película de Streep y Eastwood. O “Puente To Be or Not To Be” la gente recordaría los celebérrimos versos de Shakespeare. Así podría haber Puente Don Quijote, Puente Sistema Planetario, Puente El primer Año del resto de Nuestras Vidas, hay mucha tela de donde cortar y no extinguir infamemente la fauna y flora regional bautizando puentes.

La Paz

Mi ciudad es pequeña, como la más grande que conozco. Tiene un mar que sabe a bermejo, montes exhibicionistas que pasean desnudos por el horizonte del sur. Calles que padecen viruela de baches. Escuelas, a las que nunca fui. Semáforos tuertos, rayas de en medio.

Mi ciudad, tiene un cielo azul parecido al estrado a donde sube Dios cuando tiene que hacer algun anuncio importante. Coches que van y que vienen buscando rincones de pájaros. Los niños cantan el himno nacional de los zurdos, amanece siempre por las mañanas. El reloj gira en el sentido de las manecillas.

Binomio Cuadrado Perfecto.

Para hacer historia en el difícil arte de robarle los calcetines a Santa Clos sin despertarlo, se requiere de contar con el don de la buena suerte, no todos nacen con la habilidad de tirar penaltis de cabeza y encima anotar. Por tanto, ladrón sin suerte es como campana sin badajo. Como rio sin arena. Como  Televisa sin novelas.

Al respecto, cierto día, salía el neófito ladrón, botín en mano, aunque el pájaro negro ya volaba sobre su cabeza, no atisbo el mal augurio  cuando por la mañana se levanto metiendo el pie a la bacinica. De tal suerte que cuando emprendía la graciosa huida, a la puerta de donde sustraía la propiedad privada y bajo un frondoso árbol, en plena comitiva tomaba aguas frescas para el calor la policía. Aprendido infraganti, como insecto que se topa con la telaraña, le han dado por un botín de 3 kilos de cobre, la pena de 3 años y un día.

Binomio cuadrado perfecto, ladrón más suerte, de lo contrario metete de albañil o escritor.

vino y musica: la diferencia esta en los detalles.

La diferencia entre un buen vino y uno malo esta en los detalle, no tanto en lo básico. Ambos son de uva, ambos están embasados. Pero uno bueno es bueno porque se ha cuidado hasta el corcho con que esta tapado.
Lo mismo ocurre con la música, la buena música no suele ser comercial porque no se sustenta en las repeticiones rítmicas, que es la forma mas burda de buscar el éxito. La buena música se basa en la armonía, en la creación de atmósferas, no en el alarde fanfarron machista que suele tener la música ligera.
En el vino y en la música, la diferencia entre lo sublime y lo corriente esta en los detalles.
A.