La mitad de un recuerdo.

Estaba viendo jugar a mis hijas en un parque, cuando llega a mi lado un señor, con su hija, el parecía de mi edad aproximadamente, solo lucia una calvicie protuberante, que para funciones de ego debería decir “precoz”; pero la verdad es que a los treinta y pocos años ya las calvicies no son una cosa “precoz” sino mas bien “efectos irremediables de la edad”.

Pero bueno, lo que me llamo la atención es que me pareció reconocerlo. Era el hermano de un amigo mío, amigo de la primaria. Eso pronto lo tuve claro, lo que no pude recordar era quien era su hermano, o sea mi amigo.

Me quede pensando, esforzándome por recordar, pero a mi mente solo venia la imagen del que estaba junto a mi en el parque, tal como lo recordaba de niño y al lado una mancha negra en lugar del hermano que se supone que era quien debía de recordar.

Pude recordar hasta el nombre de mi esporádico vecino del parque. El cual comprobé cuando llego su esposa: Ricardo ¿y la niña? Le pregunto.

Hace tres días de esa escena y aun no me puedo recordar quien era su hermano. Así que tengo la mitad de un recuerdo.

Anuncios

Acerca de diariando
Marinero de Infanteria de Marina del Servicio Militar Nacional Patriotico Heroico y Obligatorio Matricula C-267481

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: