A hard day’s night

Decía –o dice, pero ya no lo he escuchado- Ricardo Rocha que en estos tiempos violentos “la única constante es el cambio”. La vida así nos pasa, es como un tren, nosotros vamos dentro, recorriendo los vagones. Vivir es pasar de un carro a otro, en el mismo tren.

La vida, esta sucesión finita de sensaciones, nos va pasando, o nosotros pasamos por ella ¿no estaba ya aquí cuando llegamos? ¿No merece ese privilegio por condición de antigüedad?

Para finalizar me quedo con unas líneas de Pablo Neruda, que me vienen a la memoria de su Libro de Preguntas:

¿Hay algo más triste en el mundo,  que un tren inmóvil  en medio de la lluvia?

A.

Anuncios

Acerca de diariando
Marinero de Infanteria de Marina del Servicio Militar Nacional Patriotico Heroico y Obligatorio Matricula C-267481

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: