aA

Hubo un tiempo, siglos atrás, en que mi nombre empezaba con H. Pero los ancianos de la tribu  determinaron, según su ciencia, que era tan inútil como el apéndice y la borraron.

Pero lo que no calcularon, aquel sanedrín, es que aquel nombre sin H se veía desnudo, frágil, como un cerco viejo, algo de magia debía tener la letra muda.

Entonces decidieron reimplantarla, la buscaron en cajones, archivos, viejos libros, piedras, nubes. Pero no estaba extraviada ¡la habían borrado!, aniquilado, extinguido, asesinado. Entonces ¿Qué hacemos? ¿Cómo solventamos tal embrollo? Dirimieron los maestros. ¡Ya se! ¡Ya se! Grito uno –a falta de H hagamos más grande la que ocupa su lugar. Desde entonces la a es la A.

Anuncios

Acerca de diariando
Marinero de Infanteria de Marina del Servicio Militar Nacional Patriotico Heroico y Obligatorio Matricula C-267481

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: