Muerte

La muerte nos espía, espera

que nos distraigamos un segundo

para robarnos los huesos

¡Mostrarlos como trofeo!

Señora fría, sin celular,

ni código postal…

Señora sentada en una orilla

de la vida,

tu sombra es un tranvía

repleto de “si hubiera”.

Muerte, muerte aguijón clavado

en mi piel,

bestia indomable que rasga como la noche.

 Alcides

Anuncios

Acerca de diariando
Marinero de Infanteria de Marina del Servicio Militar Nacional Patriotico Heroico y Obligatorio Matricula C-267481

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: