Adopción de menores por parejas homosexuales.

En cierta forma este post es continuación de los últimos dos, trata del ejercicio de las libertades.

 Tema candente este en mi México, donde la suprema corte de justicia avalo el derecho de las parejas homosexuales a adoptar menores. Al respecto el Cardenal Sandoval ha levantado un escándalo acusando de corrupción a los magistrados, sin presentar pruebas.  Hoy sufrago una frase dicha por cierto amigo sacerdote: cada vez que arma un escandolo un prelado siento verguenza de ser catolico.

 

En lo personal me parece que la Iglesia poco gana con los desplantes mediáticos que levanta la curia al despepitar contra las autoridades o llamando al voto de castigo contra el PRD.

 

Lo que necesitamos dar desde la fe, nuestra fe, son primero que nada argumentos y opciones. Hacer lo que el prelado en cuestión nos hace ver como que actuamos por rencor, por haber perdido el control político al que el clero estuvo acostumbrado por siglos. Sin dudar son nuevos tiempos, necesitamos por tanto adecuarnos a ellos; no haciéndonos comparsa del mundo, sino mostrando nuestra opción de fe.

 

De entrada digo que no estoy de acuerdo con la adopción por parejas homosexuales. El hombre por paradoja es al nacer el ser vivo más desvalido, con el tiempo se vuelve el rey de la naturaleza. Pero en sus primeros años –como lo ha demostrado la psicología- toda la información sobre la cual sustentara su conducta, su ser entero es recibida de los padres. Es misión esencial de estos el forjar en el hijo, mediante el ejemplo, a ese individuo que mañana estará insertado en la sociedad y por ende será eje en cierto grado de ella.

 

La naturaleza tiene sus leyes, las cuales son mas escasas de lo que pensamos, más bien se rige por reglas y, las reglas se hicieron para romperse, parece decirlos la misma naturaleza. Ejemplo de esto es la sexualidad, en la inmensa mayoría de seres vivos ha creado dos genitalidades, para que se complementen y de allí se perpetué la especie.

 

En el hombre como especie, la sexualidad va vinculada por un sentimiento superior, que hasta la fecha solo ha sido comprobada en esta especie, me refiero al amor.

 

Amor y sexualidad son dos polos que se unen en los humanos para perpetuar la especie, esa es la regla, la excepción es la homosexualidad donde no hay una reproducción natural. Aunque si hay una afectividad entre los individuos.

 

El individuo homosexual tiene plenos derechos como cualquier individuo, sin embargo el ejercicio de su libertad siempre debe estar acotada por la libertad de los demás, lo mismo pasa con los heterosexuales.

 

Creo que permitir que un niño sea educado en el seno de una pareja homosexual tendrá graves repercusiones en la psicología del menor. Se le niega el derecho a vivir bajo condiciones de regla, para ser formado en la excepción.

 

Se violenta la  libertad del menor es pos de no violentar la libertad de la pareja homosexual. Paradoja de paradojas.

 

Alcides

Anuncios

Acerca de diariando
Marinero de Infanteria de Marina del Servicio Militar Nacional Patriotico Heroico y Obligatorio Matricula C-267481

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: