¿Servir?

 
Al final del camino me diran: ¿Has vivido? ¿Has amado?
Y yo, sin decir nada, abrire mi corazon lleno de nombres.
Pedro Casaldaliga 

 

Servir, servir, servir…esta palabra es usada en la Iglesia con la asuidad de las gotas de lluvia y la velocidad del tren expreso. Pero ¿Qué es servir?

Veamos, la Iglesia solo sirve para una cosa y, a su vez, es para la cual fue fundada, evangelizar, ese es su servicio, sus miembros tienen esa tarea. Todo se debe circunscribir a la evangelización. Sin embargo, para el laico hay una cierta relación casi inseparable entre servir y pasar tiempo en la Iglesia visible (del mismo modo que para el presbítero servir pareciera ser sinónimo de administrar sacramentos). Mas sirve mientras más horas te pasas en sus templos, en sus patios o en sus salones. Por tanto, pareciera que solo sirves si te pasas varias horas a la semana haciendo algo intramuros en la Iglesia.

Sin duda, esta dimensión comunitaria del servicio es fundamental en la Iglesia. Obvio, porque sin comunidad física, viva, no hay una Iglesia real. Sin duda, por ende, también todos debemos participar de ella, según los carismas y las circunstancias propias de la vida de cada cual. Sin embargo, hoy mas que nunca es necesario “ir a todas las partes del mundo”, es decir, servir extra muros, ser la sal y luz del mundo que nos pidió Cristo.

Hoy el cristiano católico debe estar listo para evangelizar-servir con el ejemplo dinámico, es decir, con una actitud positiva y prepositiva ante los retos que supone la vida moderna. Con la palabra precisa, en el lugar que sea: la casa, la oficina, en la reunion social, la escuela, etc. etc.

 El aborto, la drogadicción, la anarquía sexual, el esoterismo, etc. son retos ante los cuales el cristiano católico debe tener una respuesta, pero que no solo sea de “no, porque eso es malo”, sino demostrar con su vida, que otra opción es posible y es mejor: la opción de Cristo. Ese es el servicio fundamental que debemos prestar. Nosotros sabemos –y esa es nuestra ventaja- cual es el fin de todo eso que propone la modernidad, al final solo quedan hombres y mujeres destruidos, solos, desorientados, cansados, vacíos por dentro, allí es donde nosotros debemos entrar, ofrecer lo que a su vez un día nos ofrecieron otros que venían evangelizando.

¿Para que ir a servir a la Iglesia todos los días si lo que en el fondo quiero hacer es evitar estar en contacto con mi familia y su problemática? ¿De que sirve tener muchos ministerios si solo me sirven para satisfacer mi narcisismo? ¿Para que servir tanto si solo asumo la Iglesia como un club social?

Cada crisis sirve para hacer florecer otro aspecto de la realidad, ante la crisis de los escándalos sexuales del clero (cuya factura pagaremos a largo plazo), llego la hora de realmente favorecer el papel del laico. Basta de solo pescar en pecera –como dijo Salvador Gómez-, basta de de pensar que evangelizar es tocar de puerta en puerta los sábados por la tarde y domingos por la mañana. Evangelizar debe ser las 24 horas, en donde estemos, con la alegría de vivir, con la paz diferente que solo el Señor puede dar, que seamos el buen olor de Cristo como lo pidió San Pablo, que muchos puedan decir como C.S. Lewis:

Me sedujo su alegría.

Alcides

Anuncios

Acerca de diariando
Marinero de Infanteria de Marina del Servicio Militar Nacional Patriotico Heroico y Obligatorio Matricula C-267481

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: