Las cadenas de la ilusión, por Erich Fromm.

En los siguientes dos párrafos resumiría este excelente libro (que da nombre al post de hoy). Tarea titánica para el hombre, tarea que nos lleva la vida en ello.

El hombre cree que sus pensamientos son auténticos y que son productos de su actividad pensante, cuando en realidad están determinados por las fuerzas objetivas que operan a sus espaldas. En la teoría de Freud dichas fuerzas objetivas represen tanto necesidades fisiológicas como biológicas; en la teoría de Marx representan las fuerzas sociales y económicas que determinan al ser y, por tanto, indirectamente, la conciencia del individuo.

Pero al estar impulsado por fuerzas para el desconocidas, el hombre no es libre. Solo podrá lograr libertad (y salud) adquiriendo conciencia de esas fuerzas motivadoras –es decir, de la realidad-, y así podrá convertirse en el amo y señor de su vida (dentro de las limitaciones de la realidad) en lugar de ser esclavo de fuerzas ciegas.

Anuncios

Acerca de diariando
Marinero de Infanteria de Marina del Servicio Militar Nacional Patriotico Heroico y Obligatorio Matricula C-267481

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: