Crisis en el parque.

Siendo las 10,000 horas, del día sábado, ultimo pasado. Personal de esta familia se hizo presente en el nuevo parque del barrio. Encabezados por su aquí presente, atento y seguro servidor. Con el cargo de máxima autoridad, niñero y chofer. Después, por orden descendente de edad, Ana Paulina, que funge normalmente como la primogénita. Seguido por Fran, dicese ahijado y muy amigo de mi hija. Por ultimo Ana Camila, como la llorona principal, muda por convicción y copiloto, toda vez que los dos primero prefirieron dirigirse al destino en la parte posterior del pick-up (o camioneta como dicen los fuereños).

Después de un rato de sana distracción, bajo la atenta mirada del padre y padrino (yo). Los mentados menores me invitan a jugar a las escondidas. El pretexto de “al rato porque me estoy tomando un café” se había terminado. La misma Ana Paulina deposito el vaso vació en el recipiente que dice inorgánico. Ah de connotarse que el parque es nuevo y tiene todavía letreritos para clasificar la basura debido a que los vándalos y grafittis no han dado con el.

Esta bien, voy a contar hasta diez, pero despacito. La condición es no alejarse mucho. Uno, dos, tres…corren Ana Paulina  y Fran. Ana Camila tiene dos años, así que sin decirlo opta por ignorarnos mientras sigue entretenida jugando en la arena con un agitador del café. Cuatro, cinco…nueve, ¡diez!, hay voooy.

Volteo para empezar la búsqueda, Camila no te muevas, ahorita regreso. No, responde ella. Pero como es lo único que sabe decir, sabrá Dios si era un no de no, o un no de si. Ya que como les he contado en otras ocasiones el código binario lo redujo en un 50%, usando no tanto para decir si, como para decir no.

La búsqueda es mucho mas fácil de lo espero. Fran esta atorado en un juego y me llama para rendirse. Padrino ven, ayúdame a bajarme. ¡El Fran! –Grito-. Responde: Que chiste, si yo te hable. Me rió. Entonces es aquí donde empieza la crisis. Padrino, padrino, la Paulina aquí esta también conmigo.

Allí fui el acabose, allí fue el llanto y la desilusión, allí ardió Troya, Roma y el baldío de atrás de mi casa. Allí empezó el fin. Ana Paulina en un mar de lágrimas sale disparada hacia una banca. Fran como que presiente que la regó y se pone en posición de ¡ups! Calladito me veo más bonito.

Ni hablar, de buscador de hijas y ahijados paso a negociador de la ONU. Paulina, el Fran lo hizo sin querer, ¿verdad Fran? –Mmmmmmm-responde el interfecto. No me ayudes, compadre. Pienso para mis adentros.

Paulina empieza con una serie de graves acusaciones, el delator no la quiere, hace trampas, no es cierto que tiene la película de Madagascar 3, el tiro el vaso de agua en la cama ayer tarde.

El acusado se defiende como puede, ya no va a venir a visitarnos, Paulina le dio una patada dormidos, mi dulce que tanto guarde en el refrigerador se lo comieron mientras me bañaba (eso si duele).

El pacificador se deshace en artificios y sortilegios para alcanzar la paz. Las partes en conflicto no ceden. Se distancian cada vez mas, la mesa de dialogo se levanta, se coloca cada uno en el extremo del área de juegos.

Silencio sepulcral, se dan las espaldas. ¿Camila? Ella sigue en su rollo existencial con la arena y el agitador. Una nueva propuesta ¿jugamos todos otra vez? Al unísono un rotundo no. Más silencio, de plano me convenzo que mi diplomacia no funciona, voy a salir hasta con daño psicológico de este pleito entre infantes, diagnostico: complejo de inferioridad. Desarrollado por el menosprecio de los infantes hacia mis artes pacificadoras.

Pasado un rato, un recurso desesperado, una decisión salomónica que dicto: como ya no quieren jugar, mejor nos vamos. ¡Nooooo! Gritan los dos niños. Camila los secunda con su no, será porque como ya he dicho solo eso sabe decir y repetir. Veo en esta propuesta de retirada una debilidad entre las partes en conflicto, así que asesto un golpe final: Pues sino se ponen a jugar otra vez nos vamos ahorita mismo.

Esta bien. Dice Paulina, y se va hacia donde el Fran. Este dice: Paulina me disculpas, Paulina pregunta lo mismo a Fran. No hay un si especifico de respuesta entre ambos. Así son los niños, pero empiezan una plática sobre ciertos personajes que no conozco de nombres chinos.

El que aquí cuenta esto, como que siente un alivio, después de todo no lo hizo tan mal. Padre, padrino, chofer, guardia de seguridad, pacificador, todo en un par de horas. ¿No son una bendición todos esos pequeños momentos de los que esta lleno nuestra vida y que no pueden estar escritos todos?

Alcides

Anuncios

Acerca de diariando
Marinero de Infanteria de Marina del Servicio Militar Nacional Patriotico Heroico y Obligatorio Matricula C-267481

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: