Woman I know you understand, the little child inside the man -J. Lennon.

Hoy es el día del niño y, el cliché dicta que hay que decir “no dejemos morir al niño interior que todos llevamos dentro”. Sin embargo, eso solo es una frase, es hacer fetichismo de las palabras, asignarles un valor mágico “a priori”. La realidad es que uno puede ser feliz a cualquier edad, si entendemos primero que es la felicidad y, por ende, le damos el valor justo que merece en nuestras vidas. La cultura hedonista en que vivimos nos hace imperativo ser feliz a cualquier costo, aun al de nuestra salud y la vida misma –con todo lo contradicotio y absurdo que esto es-. El aborto, la eutanasia, las drogas, la sexualidad desenfrenada, todo ello en el fondo es parte de esa cultura “la felicidad al precio que sea”.

Una buena definición de lo que es una vida, vida humana, dice que es una sucesión finita de sensaciones. El hombre percibe el mundo por los sentidos, le llegan como sensaciones, agradables o desagradables, la felicidad pareciera pues, que viene de fuera. Sin embargo, la felicidad real, viene desde dentro. Ese desarrollo interior es la tarea diaria del humano, se feliz, desde dentro. Este trabajo requiere un trabajo diario, multidimensional como es el hombre: cuerpo, mente y espíritu. Si una de esas tres áreas esta mal, desvalancea a las otras dos.

 Al

Anuncios

El credo de un humanista

Sin duda Las Cadenas de la Ilusión es uno de los mejores libros que he leído en los últimos años. El humanismo ateo, donde Fromm es uno de sus principales representantes ha abonado muchísimo a los derechos humanos y ha abierto los ojos a las grandes religiones, viendo en ellos, los humanistas, verdades fundamentales. He aquí el credo que conforma el final de este magnifico y recomendable libro.

1.- Creo que la unidad del hombre, a diferencia de otros seres vivientes, se debe a que el hombre es la vida consciente de sí misma. El hombre es consciente de sí mismo, de su futuro, que es la muerte; de su pequeñez, de su impotencia. Es consciente del otro en cuanto otro. El hombre está en la naturaleza, y sometido a sus leyes, aunque la trascienda con el pensamiento.

2.- Creo que el hombre es consecuencia de la evolución natural: que ha nacido del conflicto de estar preso y separado de la naturaleza y de la necesidad de hallar unidad y armonía con ella.

3.-Creo que la naturaleza del hombre es una incoherencia, debida a las condiciones de la existencia humana, que exige buscarle soluciones, las cuales a su vez crean nuevas incoherencias y la necesidad de nuevas soluciones.

4.- Creo que toda solución a estas incoherencias puede cumplir realmente la condición de ayudar al hombre a superar el sentimiento de separación y a lograr un sentimiento de concordancia, comunidad y participación.

5.- Creo que, en toda solución a estas incoherencias, el hombre sólo tiene la posibilidad de escoger entre avanzar o retroceder. Estas opciones, que se manifiestan en actos precisos, son medios para rebajar o para desarrollar la humanidad que tenemos dentro.

6.-Creo que la alternativa fundamental para el hombre es la elección entre “vida” y “muerte”, entre creatividad y violencia destructiva, entre la realidad y el engaño, entre la objetividad y la intolerancia, entre fraternidad con independencia y dominio con sometimiento.

7.- Creo que podemos atribuir a la “vida” el significado de continuo nacimiento y constante desarrollo.

8.-Creo que podemos atribuir a la “muerte” el significado de suspensión del desarrollo y continua repetición.

9.- Creo que, con la solución regresiva, el hombre trata de encontrar la unidad librándose del insoportable miedo a la soledad y a la incertidumbre, desfigurando lo que lo hace humano y lo atormenta. La orientación regresiva se desarrolla en tres manifestaciones, juntas o separadas: La necrofilia, el narcisismo y la simbiosis incestuosa.

Por necrofilia entiendo el gusto por todo lo que es violencia y destrucción : el deseo de matar, la adoración de la fuerza, la atracción por la muerte, el suicidio y el sadismo y el deseo de transformar lo orgánico en inorgánico sometiéndolo al “orden”. El necrófilo, por carecer de las cualidades necesarias para crear, en su impotencia encuentra más fácil destruir, porque para él sólo una cualidad tienen valor: la fuerza.

Por narcisismo entiendo la falta de un interés autentico por el mundo exterior y un intenso apego a uno mismo, al grupo, clan, religión, nación, raza, etc., con graves distorsiones del juicio racional. En general, la necesidad de satisfacción narcisista deriva de la necesidad de compensar una pobreza material y cultural.

Por simbiosis incestuosa entiendo la tendencia a seguir ligado a la madre y a sus equivalentes : la estirpe, la familia o la tribu ; a descargarse el insoportable peso de la responsabilidad, la libertad y la conciencia, para ser protegido y amado en un estado de seguridad con dependencia, que paga el individuo con el cese de su propio desarrollo humano.

10.-Creo que, escogiendo avanzar, el hombre puede encontrar una nueva unidad mediante el pleno desarrollo de todas sus energías humanas, que se muestran en tres orientaciones, juntas o separadas: la biofilia, el amor a la humanidad y a la naturaleza y la independencia y libertad.

11.- Creo que el amor es la llave principal para abrir las puertas al “crecimiento” del hombre. El amor y la unión a alguien o algo fuera de uno mismo permite trabar relaciones con otros, sentirse uno con otros, sin reducir el sentido de integridad e independencia. El amor es una orientación positiva, para la cual es esencial que se hallen presentes al mismo tiempo la solicitud, la responsabilidad, el respeto y el conocimiento del objeto de unión.

12.- Creo que la experiencia del amor es el acto más humano y humanizador que es dado gozar al hombre y, como la razón, carece de sentido si se entiende de manera parcial.

13.-Creo en la necesidad de “liberación” de los lazos, externos o internos, como condición para poder tener la “libertad” de crear, obrar, querer saber, etc., para poder llegar a ser un individuo libre, activo y responsable.

14.- Creo que libertad es la capacidad de obedecer la voz de la razón y del conocimiento, en contra de las voces de las pasiones irracionales. Es la emancipación que libera al hombre y lo pone en el camino de emplear sus facultades racionales y de comprender objetivamente el mundo y el papel que en éste representa.

15.- Creo que la “lucha por la libertad” tiene, en general, el sentido excluido de lucha contra la autoridad impuesta sobre la voluntad individual. Hoy “lucha por la libertad” debe significar liberarnos, individual y colectivamente, de la “autoridad” a la que nos hemos sometido “voluntariamente” : liberarnos de las fuerzas interiores que exigen este sometimiento porque somos incapaces de soportar la libertad.

16.- Creo que la “libertad de elección” no siempre es igual para todos los hombres en todo momento. El hombre de orientación exclusivamente necrofílica, narcisista o simbiótico incestuosa, puede tomar sólo una opción regresiva. El hombre libre, liberado de lazos irracionales, no puede tomar ya una opción regresiva.

17.- Creo que el problema de la libertad de elección existe sólo para el hombre de orientaciones contrapuestas, y que esta elección siempre está estrechamente condicionada por deseos inconscientes y por justificaciones tranquilizadoras.

18.- Creo que nadie puede “salvar” a su prójimo decidiendo por él. Únicamente podrá ayudarlo señalándole alternativas posibles, con toda sinceridad y amor, sin sensiblería ni engaño alguno. La conciencia intelectiva de las alternativas liberadoras puede reavivar en un individuo sus energías ocultas y ponerlo en el camino en el que escoja la “vida”, en lugar de la “muerte”.

19.- Creo que la igualdad se siente cuando, al descubrirse uno mismo por completo, se reconoce igual a otros y se identifica con ellos. Todo individuo lleva la humanidad en su interior. La “condición humana” es única e igual en todos los hombres, a pesar de las inevitables diferencias de inteligencia, talento, estatura, color, etc.

20.- Creo que la igualdad entre los hombres se debe recordar especialmente para evitar que uno se convierta en instrumento de otro.

21.- Creo que la fraternidad es el amor dirigido a nuestros semejantes. No obstante, se quedará en palabra hueca mientras no se hayan eliminado todos los lazos “incestuosos” que impiden juzgar objetivamente al “hermano”.

22.- Creo que el individuo no puede entablar estrecha relación con su humanidad en tanto no se disponga a trascender su sociedad y a reconocer de qué modo ésta fomenta o estorba sus potenciales humanas. Si le resultan “naturales” las prohibiciones, las restricciones y la adulteración de los valores, es señal de que no tiene un conocimiento verdadero de la naturaleza humana.

23.- Creo que la sociedad ha chocado siempre con la humanidad, aun teniendo una función a la vez estimulante e inhibitoria. La sociedad no dejará de paralizar al hombre y promover la dominación hasta que su fin se identifique con el de la humanidad.

24.- Creo que podemos y debemos esperar una sociedad cuerda que fomente la capacidad del hombre de amar a sus semejantes, de trabajar y crear, de desarrollar su razón y un sentido real de sí mismo basado en la experiencia de su energía positiva.

25.- Creo que podemos y debemos esperar la recuperación colectiva de una salud mental caracterizada por la capacidad de amar y crear, por la liberación de los lazos incestuosos con el clan y la tierra, por un sentido de identidad basado en la experiencia que tienen de sí mismo el individuo como sujeto y agente de sus facultades y por la capacidad de influir en la realidad exterior e interior a uno mismo, logrando el desarrollo de la objetividad y de la razón.

26.- Creo que, mientras parece que este mundo nuestro enloquece y se deshumaniza, cada vez más individuos sentirán la necesidad de asociarse y colaborar con quienes compartan sus preocupaciones.

27.- Creo que estos hombres de buena voluntad, no sólo deben hacerse una interpretación humana del mundo, sino que también deben señalar el camino y trabajar por su posible transformación: la interpretación sin voluntad de reforma es inútil ; la reforma sin previa interpretación es ciega.

28.- Creo posible la realización de un mundo en que el hombre “ser” mucho aunque “tenga” poco ; un mundo en que el móvil dominante de la existencia no sea el consumo ; un mundo en que el “hombre” sea el fin primero y último ; un mundo en que el hombre pueda encontrar la manera de dar un fin a su ida y la fortaleza de vivir libre y desengañado.

Shostakovich

Sin duda todo idealismo termina en ideología, ese es el principio de final. El comunismo es una de esas muestras mas claras. Las bases sentadas por Marx y Engels son esencialmente buenas; el denunciar que los dueños de los medios de producción siempre habían sido –y lo siguen haciendo- lo opresores de las clases proletarias y mayoritarias, fue un anuncio profético. Sin embargo esos ideales de volver al humano mas humano termino siendo todo lo contrario. He allí la Unión Soviética, persiguiendo a los artistas que no se ajustaran a la ideología triunfalista del socialismo.

Shostakovich fue uno de esos artistas atrapados por las ideologías, los grandes políticos de su época y de su país decidieron que si el, no hacia música triunfal era un traidor a la patria, a Stalin, a Lennin, a Marx, a la historia misma. Así que Shostakovich hizo su peregrinaje por la producción artista mientras era acechado por la censura, por el peligro de la deportación o de la eliminación ipso facto como se acostumbraba.

Solo su inteligencia lo salvo de todos esos escollos que los burócratas del arte suelen poner a los artistas, hoy es recordado como uno de los grandes compositores de la música clásica.

Aquí les dejo un link a un blog especializado en subir discos de música clásica, pueden obtener gratuitamente una muestra de sus obras.

http://classic4everyone.blogspot.com/search/label/Shostakovich.%20Dimitri

Alcides

Satisfacción Garantizada.

Esta es una lista de los actores que son satisfacción garantizada en sus producciones:

Kevin Costner

Robin Williams

Al Pacino

Dustin Hoffman

Clint Eastwood

Anthony Hopkins

Obvio, en gustos se rompen géneros y en este caso, en el género se rompen gustos.

Alcides

En los extremos del absurdo.

Hace años me asumía como un descarado ateo, hoy me digo creyente. Ambas posiciones evidentemente in cuantificables, es decir, no puedo decir si fui más ateo que creyente o viceversa. Sin embargo en cada extremo veo como absurdo al de en frente, o al menos, ese es el error al que fluyo a primera vista. Me explico:

Cuando decía ser ateo, el ser creyente me parecía un absurdo, ¿Cómo puede alguien creer en un Dios? Si es evidente que no hay nada fuera de lo tangible, ¿Cómo se puede hablar de que hay un Dios-todo-amor si la vida esta llena de dolor, mucho del cual es sin sentido? ¿Cómo se puede hablar de Dios-todo-perfecto en una existencia donde subsiste la mentira, la fealdad y la injusticia?.

Ahora, creyente, me suele venir a la mente la pregunta: ¿Cómo se puede negar la existencia de un Dios si es tan evidente en la naturaleza que hay un ordenador supremo? ¿Cómo se puede ser tan ingenuo para caer en un “fideísmo ateo” y decir que todo es azar y evolución fortuita?

Entonces recapacito un poco, pienso que fui afortunado en mutar del ateismo a la fe. Pero esa solo es mi experiencia individual. Mas también hay personas que no tienen esa experiencia, y no son por ello, ni mejores ni peores, simplemente diferentes. Por ejemplo, hay también quienes nacieron en la fe y allí han estado y allí se les puede acabar la vida, sin nunca haber pisado los terrenos de la no-fe. Quiero decir, pues, que caminos hay sin fin, es mas, cada humano es un camino, un mundo como suele decirse. Cada hombre y mujer están inmersos en su propio camino, ¿hacia donde? Hacia el desarrollo de sus potencialidades. El hombre, ser social, solo encuentra su destino en los demás y con los demás. Sea creyente o no, solo escapa de la mediocridad o del sin sentido mediante el acto de “amar”, sea cual sea esa experiencia del amor, siempre y cuando, no sea un amor solo hacia si mismo, es decir un narcisismo; ya que como la psicología lo ha demostrado un amor así solo termina en neurosis.

Sin duda el Cristo lo planteo mucho mejor en su mandamiento supremo: Amar a Dios sobre todas las cosas, y al prójimo como a uno mismo. Obviamente cuando no se cree en ese Dios, hay algo que lo viene a suplir, pero siempre será un idealismo, algo utópico. No quiero decir que esto sea por si mismo malo, por el contrario, no creo que Dios sea egoísta como para no entender que si alguien no cree en el, no pueda tratar de hacer bien las cosas.

Convencido estoy de que –como decía- caminos hay tantos, como individuos sobre la faz de la tierra.

Alcides

Juan 10:1-5

 

“En verdad, en verdad os digo: el que no entra por la puerta en el redil de las ovejas, sino que escala por otro lado, ése es un ladrón y un salteador;
pero el que entra por la puerta es pastor de las ovejas.
A éste le abre el portero, y las ovejas escuchan su voz; y a sus ovejas las llama una por una y las saca fuera.
Cuando ha sacado todas las suyas, va delante de ellas, y las ovejas le siguen, porque conocen su voz.
Pero no seguirán a un extraño, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños.”

Bien, vamos a hablar de los cuatro elementos o personajes que aparecen en esta lectura:

Primero hablemos sobre las ovejas, ¿Dónde están ellas?  ¿Cuál es el redil?, nosotros en fe asumimos que este redil es su Iglesia, pero también el redil no solo es la Iglesia física, sino el redil también es toda aquella que esta conformada –mediante los medios y caminos que solo El conoce- por el Espíritu Santo. Así pues, la Iglesia es esencial extramuros, es decir más allá de lo que podemos hacer y vivir en esta comunidad física.

Pero el Espíritu Santo cobija a muchos mas en su redil, mas allá de lo que podamos a veces ver, el Espíritu siempre nos sorprende manifestando de diversas formas inclusive en aquellos que –en nuestro criterio humano- consideramos alejados de Dios.

Somos pues todos ese rebaño, necesitamos oír la voz del Pastor, hemos sido creados por Dios y para Dios, fluimos hacia el, solo en el esta nuestra plenitud del ser. Por eso dice el Salmo: mi espíritu esta inquieto hasta que no descanse en los atrios de tu templo. Sabemos pues que el hombre es un ser con sed de eternidad, sed que solo puede ser saciada por el Buen Pastor.

En segundo lugar, vamos a hablar, de una de esas voces falsas, que es la del ladrón, del que entra brincándose la cerca, ¿pero que significa brincarse la cerca?, sin duda es la seducción del inmediatismo, de obtener la felicidad de una forma fácil, esta es la voz de Satanás y del mundo, ambos quieren engañarnos, quieren llamarnos tras de si, ofertándonos lo que a veces nos cuesta tanto conseguir por el camino angosto, ¿los productos que nos venden? Sexualidad desenfrenada, drogas, alcohol, violencia, consumismo. Todo eso se nos ofrece a las ovejas en el redil y a las que están fuera. Pero todos sabemos, en nuestra conciencia que esa felicidad es en realidad egoísmo destructivo, adictivo, que solo lleva al vació de la nada.

Tercero, vamos a hablar del velador, del que cuida las ovejas mientras el pastor no esta. ¿Quiénes son en la Iglesia esos veladores? El clero y los laicos comprometidos. Por desgracia, mis hermanos, en esta Iglesia hay sacerdotes y laicos, que no por que los vean muy activos en sus comunidades lo hacen para la gloria de Dios. A veces el sacerdote solo utiliza al laico como sirviente, como medio de obtener bienes materiales. Y también hay laicos que solo sirven para buscar ser enaltecidos, no buscan el anuncio de la buena Nueva, sino el halago de los demás hermanos.

Por ultimo, hablemos de lo central, del Pastor, el pastor que nos llama, que sus ovejas reconocemos su voz. Pero seamos sinceros ¿a quien le ha hablado explícitamente el Pastor para revelarse sus designios? Bueno quizás a algunos si, no lo dudo, pero por ejemplo a mí nunca me ha hablado así como a Abraham o a José que los despertó una noche para decirles que hagan tal o cual cosa. ¿Pero entonces como podemos saber o como identificamos la voz del Pastor en nuestra vida diaria y cotidiana? Hay dos claros signos de que vamos por el camino correcto: Paz y libertad. Si tu vas por el camino de Jesús, y no tienes esa paz y libertad, es hora de cuestionarte ¿realmente esto es lo que quiere el Pastor para mi?

Pero esto solo se logra si somos dóciles a la voz del Pastor, porque puede llamarnos, decírnoslo, pero el respetuoso de nuestra libertad nos deja en ella para ver que hacemos. Así que mis hermanos, para terminar pidamos Espíritu Santo que nos de el discernimiento para oír la voz del Pastor en medio del ruino del mundo.

Alcides

Musica para un viernes en la noche

Yo Yo Ma

Michael Buble

Yurima

Erick Satie

Brian Adams