Carta a mi Abuelo

13 de Noviembre del 2006

Querido Abuelo:

Quizas esta carta sea tardia, pues entre el dia en el cual partiste de esta vida y el punto en el cual me decido a escribirla distan facil cincuenta años; mas seria un error por ello decir que jamas te me vienes a la mente, sabe Dios que no miento si digo que a menudo he sentido necesidad de tener al menos un recuerdo tuyo pues bien es cierto que nunca nos conocimos.

Cuando escucho a personas decir que desearian estar un poco mas con algun ser querido que se les adelanto a esta vida, me pregunto si ello no sera un reproche inútil o algo asi como no darse cuenta del gran tesoro que ya guardan, ¿Cuál es ese tesoro?, pues lo recuerdos. Si examinaran cada ocasión, cada gesto, cada palabra, cada detalle, no dudo que podrian ir redescubriendo y sintiendo el amor que en vida aquella persona les profeso.

Al respecto, hace dias pasaba junto a las ruinas de la mina, ahora abandonada, donde trabajabas y me pregunte como alguien podia siquiera entrar a aquel infierno, solo se me ocurrio pensar que la pobreza te obligaba a hacer aquellas jornadas de mas de diez horas metido en ese pozo alimentando calderas; no creo que aquello te gustara pero la necesidad te orillaba, la necesidad de darle el sustento a tu esposa, a tus hijos…¿no es eso amor?; pues bien, si yo que no tengo ningun recuerdo directo tuyo pude entrever en este acto una leccion de vida importantisima que nos diste, no creo que aquellos que si pudieron pasar momentos con su ser querido no puedan ir exprimiendo de igual manera cualquier recuerdo para encontrar nuevos tesoros.

¿Sabes?, a veces me he topado con algun folleto de los Testigos de Jehová donde ponen algun dibujo sobre como sera la vida eterna en el paraíso, siempre ponen a un monton de gente que se reencuentra con un abrazo efusivo, mientras a un lado unos niños juegan con un leon y un tigre, un poco mas alla una pareja feliz come un monton de frutas; pues bien a mi me gusta imaginar que esa otra vida sera mas o menos asi, aunque un poco mas citadina, algo asi como Venecia, o como Guanajuato, con sus callejones y sobre todo con sus bares; que uno trabajara sus ocho horas diarias para en las tardes dedicarlas a la lectura, a pasear, al arte, pero sobre todo a ir a esos cafe´s a reunirse con sus seres queridos, asi que de una vez te digo: te invito un café.

En fin, se bien que muy probablemente la vida futura no sea asi, porque me he dado cuenta que Dios tiene muy buen humor y se especializa en darnos un chasco positivo en cuanto esperamos que haga tal o cual cosa; alli tienes por ejemplo a los Judios esperando un mesias tipo Napoleón Bonaparte o Carlo Magno y aquel les mando un Jesús que hablaba de amor al projimo y de arrepentimiento de los pecados. Por tanto eso del cielo vegetariano de los Testigos de Jehová o ese cielo citadito y medio bohemio que yo imagino muy probablemente no correspondera a la realidad, pero igual nos la pasaremos bien. ¡Ya veras!.

Hablando de Dios, otra cosa que he aprendido es que nadie se le escapa en esta vida de recibir un “jalon de orejas” de su parte, muchos le llaman a esto dolor, pero en el fondo es como una llamada de su parte; mas como somos un tanto sordos a su voz, a veces tiene que gritar con un poco mas de fuerza, en fin, de las muchas cosas que no entiendo bien esta es una de ellas, pero igual espero que en la otra vida nos explique (sentados en algun bar tomando un frapuchino) como era esto del dolor.

Como veras tu nieto tiene unas ideas medio locas, ¿lo herede de ti?, ojala que si, seria un honor para mi. De hecho esa es mi teoria del porque hago lo que hago, pues ver a mi padre leer por casi dos años el mismo libro, me dice que ese cierto placer en encontrar y aprender me viene por tu linea en eso del arbol genealogico. Pero no es solo ese hecho, sino un sinfín de recuerdos de mi padre –tu hijo-, por ejemplo nos llevaba de noche al campo para mostrarnos las estrellas y a su vez el se quedaba absorto viendo hacia arriba. Luego nos hacia gran hincapié en no dañar a los seres vivos, sobre todo a los insectos y particularmente a las hormigas pues admira de sobremanera los bordos que hacen a las afueras de sus hormigueros y siempre repetia: ¿Cómo esos animalitos casi invisibles tienen la sabiduría de construir esos circulos casi perfectos?. Claro que nosotros –mi hermano y yo-, no prestabamos mucha atención a todo eso y seguiamos revoloteando con algun juego en torno a el. Ahora pienso que en aquellas ocasiones se sentia un tanto frustrado pues a nosotros aquello nos pasaba desapercibido, pero hoy debe cantar triunfo pues sus hijos no son tan exageradamente indiferentes a la naturaleza. Se me ocurre que quizas asi tu tambien te lo llevabas a ver las estrellas.

Creeme que quisiera contarte muchas cosas, pero a la hora de ponerme a redactarlas como que se me traban y no encuentro como darles formas, ademas ya me tengo que ir. Nos veremos algun dia.

Tu Nieto.

Anuncios

Acerca de diariando
Marinero de Infanteria de Marina del Servicio Militar Nacional Patriotico Heroico y Obligatorio Matricula C-267481

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: