Una metáfora sobre Dios

Dios debe ser algo -¿alguien?- así como el mar;

al que todo fluye;

cuyas aguas pueden eliminar

los temores de los que uno huye.

 

Como el mar, si,

con su calma inspiradora de poeta.

Como el mar, si,

con su tempestad

que a veces desconcierta.

 

Dios debe ser algo así como el mar,

donde las lagrimas se funden

con la alegría del bramar

de las olas en que se hunden.

 

¿Y al final de esta vida volverse mar?,

me gusta la idea de ese infinito:

volverse una gota de eternidad,

llegar a las costas y ser una nota

de ola rompiéndose.

Ser parte de ese rito

sublime de las olas blandiéndose.

 

Padre nuestro,

Que estas en los mares,

¡santificado sea tu reino!.

 

Alcides

Anuncios

Acerca de diariando
Marinero de Infanteria de Marina del Servicio Militar Nacional Patriotico Heroico y Obligatorio Matricula C-267481

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: