La Flor y el Insecto

La Flor y el Insecto

 Amiguitos, la historia que hoy quiero contarles la escuche a un señor llamado Salvador Gomez, hace varios años. Se trata de una flor muy bella, la más bella del jardín. Por lo cual cuando alguien entraba al jardín no podía evitar verla, sorprenderse de su belleza y acercársele encantado, casi hiptonizado, pero al querer tocarla siempre se percataban  que a un ladito había un insecto feo, no feo es poco, feísimo como el que mas. Así que no podían evitar exclamar un ¡Ay! Y alejarse despavoridos olvidándose de la belleza de la flor. Cansada de tal situación la vanidosa flor le dijo un buen día al feo insecto: ¿sabes que? Vete de aquí, ¡flu! ¡flu!, me espantas a las personas que vienen a apreciar mi singular belleza y se van con tu feo recuerdo.

El insecto triste no dijo nada y se marcho. Corrieron los días y por azares del destino el insecto paso por el frente de aquella flor bellísima, mas ya no era tal, hoy era solo un brote negrusco y marchito. Se acerco el insecto:

-¿Flor bella eres tu?

-Si, apenas si pudo decir con voz acabada la antes bella flor.

-¿Pero que te ha pasado? Pregunto el insecto más que angustiado.

-Pues desde que te fuiste, empezaron a llevar unos bichitos blancos que me han ido comiendo todo lo que en mí era bello.

-¡Oh! Si-dijo el Insecto- Esos bichitos son los que yo me comía a diario.

-Ah, pues con razón, dijo la flor. Guardo unos segundos un profundo silencio reflexivo y dijo:

-Sabes Insecto, te quiero pedir un gran favor, yo se que me he portado muy mal contigo, pero quería saber si te quieres mudar de nuevo aquí junto a mi.

El Insecto que no era un ser rencoroso dijo emocionado:

-¡Claro que si!

Así que el insecto regreso y la flor pronto volvió a ser la que era, la flor mas bella del jardín y, cuando alguien se acercaba a admirarla y se asustaban con el Insecto, ella sonreía orgullosa de su amigo, que era feo para los demás, pero que ella le debía no solo la belleza, sino la vida misma.

¿La moraleja de este cuento? no la se de cierto, para mi en nosotros habitan la flor, el insecto  y los bichitos. La flor los dones que cada uno tenemos, el insecto los defectos que nos habitan y los bichitos son los vicios que nos pueden destruir.

Alcides

Anuncios

Acerca de diariando
Marinero de Infanteria de Marina del Servicio Militar Nacional Patriotico Heroico y Obligatorio Matricula C-267481

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: