Apología Papal

ratzinger juan

Cuando empezó el coclave donde salio electo Ratzinger como nuevo sumo pontífice, aposté con un sacerdote por el, mientras que el cura en cuestión apostó a favor de un “modernista”, un cardenal holandés de apellido bien raro, ese que no quiso ir a la primer cena que ofreció el flamante Benedicto XVI.

En lo personal me dio gusto tener a Ratzinger como Papa, desde hacia unos años le seguía las huellas como teólogo y como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Pronto empezaron a oírse las voces inconformes, de esos crónicos que están contra todo sin saber si quiera porque; decían que Ratzinger había sido Nazi, que Ratzinger trabajo por mas de dos décadas como el Rottweiler de Juan Pablo II, que su puesto en la vieja Santa Inquisición le daba una imagen ante el gran publico como un juez duro.

Luego lo acusaron de ser anti progresistas, aunque los progresistas piden entre otras sutilezas legalizar los matrimonios gay, permitir los divorcios sin ton ni son, simplemente alegando inmadurez psicológica del cónyuge, que el comunismo disfrazado de teología de la liberación sea la política del Vaticano, que nos volvamos una democracia en que todo se decida por mayoría de votos y unos cuantos etcéteras que versan en ese bemol.

Pero para esas modas, mis hermanos de ultra izquierda les tengo una mala noticia: no hay, ni habrá un Papa así.

En un papado tan largo como el de Juan Pablo II nos acostumbramos a su imagen, ese bonachón que le gustaba estar en contacto con la gente y frente a los reflectores. Pero es muy cierto que gran parte del aspecto teológico y doctrinal del anterior papado descanso sobre la mente brillante de Ratzinger. Y vaya que el papado anterior se enfrento a muchos nuevos retos en lo doctrinal.

Es cierto, hoy tenemos un Papa, cuya profesión de Papa no es la que mas le gusta, pero que se nota hace su mejor esfuerzo, y eso, como cristianos deberíamos saber que vale más que aquel que hace lo que le gusta porque en ello no hay ningún esfuerzo.

Tampoco estoy por pasar por ser mas papista que el Papa, nuestra Iglesia tiene varias deudas con el presente, que a grandes rasgos pueden resumirse así: se comporta muy racional donde debiera actuar con la fe por delante y por el contrario actúa con la fe primero donde debiera ser mas racional.

Pero aun así con déficit yo me digo miembro de esta santa y pecadora Iglesia, esta que fundo el mismo Cristo, y cuyo Espíritu Santo nos mando a Benedicto XVI.

 

Alcides

Chapoy-ando.

e_334

¿Ya  se enteraron de la ultima noticia?, ¿no?, pues dejen les cuento. Resulta que el pequeño Emiliano, si Emiliano el hijo de Ingrid y Charly, descubrió a su mami en pleno acto sexual con su nueva pareja, Fernando Del Solar. Obvio, tal escena XXX resulto demasiado para el niño, el cual llamo al papa para pedirle alguna orientación sobre el tema, a lo cual, el papa, dando muestras de la capacidad de sus neuronas y de lo versado en esto de los espectáculos de la farándula, lo que hizo es llamar a TVy Novelas; la cual, sedienta de vender mas números de su tiraje lo ha publicado a los cuatro vientos lo que los cochinotes de Ingrid y Fernando hacían fuera de horario o de jodido con la puerta sin llave.

 

Alcides

Esos locos bajitos

 

esos locos bajitos

A menudo los hijos se nos parecen,
y así nos dan la primera satisfacción;
ésos que se menean con nuestros gestos,
echando mano a cuanto hay a su alrededor.

Esos locos bajitos que se incorporan
con los ojos abiertos de par en par,
sin respeto al horario ni a las costumbres
y a los que, por su bien, (dicen) que hay que domesticar.

Niño,
deja ya de joder con la pelota.
Niño,
que eso no se dice,
que eso no se hace,
que eso no se toca.

Cargan con nuestros dioses y nuestro idioma,
con nuestros rencores y nuestro porvenir.
Por eso nos parece que son de goma
y que les bastan nuestros cuentos
para dormir.

Nos empeñamos en dirigir sus vidas
sin saber el oficio y sin vocación.
Les vamos trasmitiendo nuestras frustraciones
con la leche templada
y en cada canción.

Nada ni nadie puede impedir que sufran,
que las agujas avancen en el reloj,
que decidan por ellos, que se equivoquen,
que crezcan y que un día
nos digan adiós.

 

Joan Manuel Serrat

Carta a Padre Fortea

fortea

Mi estimado Fortea: 

Me confieso asiduo lector de tu Blog; aunque también nobleza obliga confesar que al principio –cosa de un año- me resultaba aberrante leerte, ¿Por qué?, la primer imagen que me dieron tus comentarios diarios es que estábamos ante un presumido de primera, vamos, un Cutie a la española (obvio, sin el imán para las mujeres).

Sin embargo hoy creo que alguien que trabaja en asuntos de la Liberación, debe ser ante todo libre primero, empezando por esa falsa humildad de la cual solemos bañarnos los católicos; debiéramos pues, quitarnos esa cara larga y esa intención de flagelarnos. Todo ello inducido –es teoría mía- por la iconografía de los templos. Por ejemplo, ahorita se me viene a la mente un templo que esta frente a la Catedral d Guadalajara, se llama “El Cristo Ensangrentado” y, obvio, el icono venerado en dicho templo deja corto a la Pasión de Mel Gibson. En palabras más matemáticas, en el subconsciente católico ronda la idea que la humildad es directamente proporcional al dolor.

Luego, como descargo a tu favor, hay que recordar que solemos hacernos imágenes de los demás a partir de solo ciertos aspectos que conocemos, es decir, no podemos decir que Fortea sea todo el que esta en el Blog, solo es su lado bonachón, porque cuando esta de malas, que alguna vez ha de estar de malas, ha de blasfemar contra todos los dioses del Olimpo.

Lo que si de plano es imperdonable es que hayas hablado mal de Liszt para hablar bien de Bach. Aunque Bach sea un genio barroco, Liszt  fue uno de los precursores del Romanticismo, donde el arte de la música dejo de ser un “allegre divertimento” como era concebido en los tiempos de Bach. En fin, cada uno tiene lo suyo, peor no se vale descalificar a priori a ninguno.

Un saludo y que Dios te siga bendiciendo en tu ministerio.

 

Alcides

La Paz, B. C. Sur, México.

 

Hola, Alcides:
Comprendo a todos los que en algún momento me han juzgado mal, porque yo mismo si me viera quizá hubiera pensado mal de mí. Pero el Fortea real es entrañable. No es un héroe, ni un villano, sólo un ser humano.
Un ser humano al que le gusta Totentanz de Listz.
Un abrazo
Jose Fortea

Revolución

insurgentes

Yo crecí oyendo que la Revolución lo había sido todo, que la Revolución lo era todo y que la Revolución lo seria todo por siempre. Yo crecí leyendo en todos los oficios bajo la rubrica del funcionario en cuestión el celebre “sufragio efectivo, no reelección” que según la historia oficial fue el motivo por el cual Madero se levantara en armas.

A mi me dijeron desde el Kinder, hasta la Preparatoria que todo se lo debía a la Revolución. Casa, escuela, transporte colectivo, receso a las diez, todo pues.

Pero de pronto los alta voces callaron, la Revolución empezó a volverse sospechosa; el que se diga revolucionario se tacha de anacrónico y obsoleto. La Revolución sufrió lo que el artista del hambre, del cuento de Kafka, de pronto todos lo olvidaron y se fue quedando en su jaula, se fue quedando, hasta que fue tan delgado que se derritió entre la paja de la jaula.

Pero para salvar el vació en el léxico popular nos hemos inventado una nueva palabra: Democracias. Si, hoy todo se circunscribe en torno a la democracia. Si quieres parecer correcto debes hablar de Democracia, de la diosa mayoritaria. Esa señora que nadie conoce aun bien a bien, pero cuya fama que nos ha llegado a los oídos por aquellos que tienen un siglo buscándola nos ha ilusionado.

 

Alcides

Jakob Ludwing Felix Mendelsshon Bartholdy.

bbpmendolsohn

Mas conocido como Felix Mendelsshon; fue un gran compositor de música clásica, cuya desgracia presente es que no allá caído sobre el ninguna desgracia mientras estaba con vida. Si, Felix nació en una familia rica, nieto de intelectuales, nunca le falto el apoyo económico y hasta su propia orquesta le compraron. Hoy ese es su mayor descrédito, el haber tenido mucha suerte, por lo que su obra suele tacharse de insípida y superflua, lo contrario a otros músicos en que la nube negra y el cuervo nunca dejaron de rondar sus cabezas. Ni siquiera su muerte fue dramática, como nuestro recién fallecido Michael Jackson, el cual, en los últimos años ni era tomado en cuenta por nadie y, si preparaba una gira mundial era para pagar deudas. Pero como hay un halo de misterio en su muerte, pues ya tenemos que sus discos se vuelven a cotizar y vender como pan caliente. En general estamos tejidos con el hilo del morbo, que donde hay una desgracia allá van los reflectores de las multitudes. Pero como soy poco afecto a las críticas artísticas por parecer redundantes e insípidas solo me resta decir que juzgar por su buena suerte la obra de Mendelsshon resulta en perderse a un grande de la composición. Alcides

¿Todo se paga en esta vida?,

chompiras

¿Todo se paga en esta vida?, nos preguntamos ante un mundo injusto que parece premiar al que hace las cosas mal y al que trata de ir por el camino recto se le suele ir haciendo mas y mas sinuoso el camino.

¿Todo se paga en esta vida?, es una pregunta valida, sin embargo debe ser respondida desde la fe, ya que la razón nos dice a simple vista, que muy poco se paga, simplemente en México solo el 1% de los delitos llegan a ser castigados.

En el ámbito de la fe, abra quien crea en la reencarnación, por tanto, si haces cosas malas a la próxima podrías nacer siendo sapo o perro callejero, en cambio, si te portas bien podrás nacer siendo flor o un pez longevo. Si crees en el Karma, entonces el castigo será inmediato, todo lo malo que te pase a partir de hoy, será porque no le diste el pase con el coche a la pobre ancianita que temblorosa quería cruzar la calle.

Pero para los cristianos, todo se circunscribe en torno a la economía de la salvación, es decir, nuestro Dios tiene una única misión: que alcancemos la vida eterna junto a El. Para ello invierte todo el tiempo, esfuerzo y no escatima recursos que puedan hacernos abrir los ojos ante su oferta. Simplemente recordemos la parábola del hijo prodigo, ¿acaso el Padre le cobro al hijo descarriado algo de todo lo que se gasto?, no, mas al contrario lo recibió a manos llenas.

Así es de simple, Dios utiliza las consecuencias de nuestros actos equivocados cuando de ellos puede hacer una pedagogía que nos haga volver los ojos hacia E.

 

Alcides

Rudo y Cursi.

 

rudo+y+cursi

El nuevo cine mexicano, o mejor dicho, el cine que actualmente se hace en México tienen algunas características muy bien definidas:

Las historias son actuales, lo cual se entiende por el lado de la economía; en un país como el nuestro seria imposible invertir en una súper producción del tipo holliwodense del tipo de La Guerra de las Galaxias o Jurasic Park.

Segundo, el lenguaje siempre es el cotidiano, por tanto suele estar plagado de groserías; de las cuales ya nadie se espanta, pues han acabado siendo de uso tan cotidiano.

Tercero, siempre hay un semi desnudo en un acto sexual en cualquier lugar,  menos en la cama.

Partiendo de estas tres premisas, Rudo y Cursi acaba siendo, viene siendo, una película del mejor Nuevo Cine Mexicano.

A.

Enojado con Dios.

 

ENOJADO

La frase “enojado con Dios” sin duda es la que mejor define mis años lejos de la fe; años en los que yo me decía ateo, pero más que incredulidad era coraje contra Dios, ¿Por qué?, sin duda hay dos grandes factores, aunque claro no son los únicos: Primero, mi carácter rebelde de adolescente. Rebeldía necesaria en todos. Todos somos rebeldes de alguna forma y en algún grado (es una necesidad vital), pero en la adolescencia esa rebeldía suele ser “sin causa” porque esta enfocada hacia lo que a los demás les resulta bueno, justo, verdadero o bello, sobre todo si las opinión vertida es de los adultos, allí de facto hay que darle la contra. Si los demás creían que Dios era bueno, justo y verdadero, pues a priori para mí debía ser lo contrario, aunque la negación resultara infundada y hasta estupida por si sola. Segundo factor, la forma en que me presentaron a Dios. El lenguaje no fue el más correcto y, en ello no va el culpar a nadie, mis catequistas y mis papas hicieron su mejor esfuerzo. Pero recuerdo bien cuando la maestra de 5to. Año de catecismo nos dijo que mi papa no era mi papa, que mi verdadero papa era Dios, aunque me quede callado, pensé en mis adentros: ¿Cómo va a ser mi papa un señor que nadie ha visto?. Luego, la maestra nos exhorto a querer a más, mucho más, a nuestro papa del cielo, que a nuestro papa terrenal, lo cual me pareció el colmo de las tonterías. El sábado siguiente, la maestra nos dijo que tenía una sorpresa mayor que la de la semana pasada, ¡nuestra mama no era nuestra mama!, ¡nuestra verdadera mama era la Virgen Maria!. Allí si que me fui como mantequilla derretida por el pupitre. Claro, no falto el exhorto: deben querer más a Maria que a su mama. Esas frases tan floridas de ingenuidad (y quizás no allá otra manera de hablar a un niño de Dios) son las que me marcaron, en mi corazón empezó a nacer un rencor y un coraje por un papa y una mama, que ni conocía, pero que estaba obligado, según mi maestra, a querer sin cuestionamientos ni dudas. Las metáforas religiosas siempre me han resultado difíciles de entender. Eso de “abrir el corazón a Dios para que entre”, “el cordero inmolado como victima perfecta”, “la Iglesia es nuestra santa madre”, etc. etc. a mi no me dicen mucho, mas al contrario acaban destendiendo una negra nube de dudas. Una vez libre de la obligación de asistir a catecismo y tras reprobar tres años seguidos el sexto grado -“señora, su hijo no puede pasar de año si dice no creer en Dios”, le han de haber dicho a mi pobre madre- no me volví a parar en una Iglesia por unos diez años, tiempo en el que me dedique a cultivar mi coraje contra Dios. Pero Dios sabía lo que guardaba mi corazón, sabia que yo muy en el fondo no es que no creyera, sino que me había lastimado la forma en que me lo presentaron, como un suplantador, como a alguien que se debía amar a la fuerza o desataría todas las tormentas sobre uno. Por eso me empezó a mostrar su rostro real, pero me preguntaras con justa razón, ¿Cuál es el rostro de Dios?, ¿Cómo es que lo viste?, no es que lo allá visto a El, sino que me empezó a mostrar su rostro en algunas personas que venían a mi casa con la alegría a flor de piel, con el rostro brillante, que, aunque yo los recibiera de la peor manera e inclusive los corriera, ellos no se inmutaban en su felicidad. En aquellos años mis padres habia empezado a ir a un grupo de oracion de la Renovación y Si, con la alegría me sedujo Dios. Esa también es una frase que describe a la perfección mi camino de regreso a la Fe. Porque en esta vida si vas sin Dios hay muy pocas razones para reír y muchos menos para tener esperanza. El que no se atreve a dar ese salto en el vació de la sin razón que suele parecer el creer, acaba siendo rehén de la cordura, que es la peor de las locuras, porque es una locura no de la cabeza, sino del corazón, que se llena de soberbia. Y creeanme, todos, todos, algún día llegamos a ese punto en el que hay que decidir que camino tomar. Como lo planteo hace 500 años Shakespeare: ser o no ser, no hay más elección. Alcides

De frac y fistol.

 

orquesta_sinfonica_udec

Cuando oímos decir “música clásica” se nos viene a la mente un centenar de tipos enfundados en rigurosa etiqueta y al frente, sobre un banquillo, de pie, frente a los demás otro individuo en riguroso frac, pero de color contrastante al de la orquesta y que da manotazos al son de la música.

Esa es la imagen que tenemos, imagen que no ayuda mucho, que nos ahuyenta, que no hace pues, apetecible darles una oportunidad de dos minutos a los músicos para oír que rayos están interpretando.

Lamentablemente esa imagen seria poco les ayuda a ser mas conocidos; aunque también ese ritual que suelen guardar los conciertos de música clásica les garantiza de una ortodoxia donde esta a salvo del tiempo y las modas la esencia de su música; creo que por ello en cuatro siglos de este genero musical poco han cambiado las maneras de comportarse en un escenario, ni del publico en general, pues en ello hay también ciertas reglas que respetar y salirse de ellas evidencia lo poco docto en la materia que puede ser un cristiano en medio del circo romano de violines, violas, flautas, horns, clarinetes, etc, etc.

En lo personal no estoy atado a la música clásica, igual disfruto a Rachmanivov y su Rapsodia en torno a un tema de Paganini, que a Joaquín Sabina cantándole a Cuba o Enrique Iglesias estancado en sus desamores pop.

Alcid