Resumiendo…

balon2

Resumiendo: Que vamos de los últimos 8 mundiales y en todos nos hemos quedado fuera en el cuarto fatídico partido.

Resumiendo: Que jugamos como nunca y al final perdimos como siempre.

Resumiendo: Que la globalización llego al futbol, ahora se puede ver a “pequeñas naciones” darles verdaderos dolores de cabeza a “las súper potencias futboleras”. Aunque mucho me temo que no sea que los de abajo subieron, sino mas bien que los de arriba son una empresa multimillonaria, cada crack se debe cuidar de una lesión, sino se irá a la quiebra, eso les impide dar el cien.

Resumiendo: No hay buen portero sin buena suerte, así tampoco hay selección buena que no tenga buena suerte. Quizás es lo que a México le ha faltado.

Resumiendo: Que el futbol es la cosa más importante de las cosas menos importantes.

A pesar de todo, México un país con suerte.

marcos

Dijo y lo dijo muy bien cierto intelectual que hay por ahí, que México era un país con suerte: El único guerrillero que teníamos, en realidad era un payaso. Y lo demuestra el que ahora Marcos se vaya a llamar Galeano. ¡God bless México!.

Minions

minions

Creo que los Minions si hubiesen sido bautizados con otro nombre su éxito seria mayor. Si bien la formula mágica del éxito no existe como tal, si esta mas que visto que un buen nombre ayuda mucho ¿Acaso no por ello se cambian de nombres los artistas del pop?

¿O será que solo a mi no me gusta el nombre de Minions?

Del futbol, esa fiesta.

balon

Del futbol, esa fiesta que arrastra tras de sí a multitudes. Al grado que los canales de deportes parecen canales de exclusivamente futbol. En los cinco o seis llega a haber al mismo tiempo partidos.

A mí, que nunca fui muy afecto a ese arte de las patadas le he descubierto recientemente otra función a tan popular juego: somnífero. Con solo poner la televisión sin volumen en cualquier juego, me resulta imposible sobrevivir despierto más de quince minutos.

Ya viene el mundial, a los políticos de México les sirve para esconder las reformas energéticas. A los brasileños para alzar la voz en contra de la situación de pobreza en que están la mayoría. A las televisoras para vendernos de papas fritas hasta un auto último modelo. Ya viene el mundial y otra vez la ilusión de traernos la copa de campeones; pronto nos hicieron olvidar que si clasificamos fue porque todo esta amañado y nos necesitaban en Brasil ¿Porque? Somos una selección débil, de poca monta, pero con gran afición, afición dispuesta a dejar todo su dinero en ello ¿Como nos iban a dejar fuera?.

Paz en su siglo.

PAZMucho se habla de Octavio Paz en estos días, pero yo me pregunto ¿Se lee a Paz en la actualidad? Mucho me temo que ha pasado a ser un escritor clásico, de esos que todos hablan y poco se lee.

En esa fiebre de Paz mucho se sobre salta su figura. Hombre inteligente y que supo ser mediático. Siempre en la controversia. Critico del sistema que vivió en el sistema. Hombre de luces y de sombras.

Orar.

vela

Orar es ante todo un dialogo. No un dialogo fácil. Todos sabemos que la contraparte -Dios-, suele hablar mucho menos que nosotros. O quizás, no es que hable poco sino que nosotros no sabemos escucharlo, pues llamamos orar a lo que puede ser un monologo de nuestra parte. Deberíamos empezar orando con esta pregunta ¿Que tienes que decirme Dios?.

Orar es un arte, que como todos es perfectible. Nadie nace sabiendo orar y estoy casi seguro que nadie muere con la certeza de haber logrado el culmen.

La letra muerta

letra muerta

La letra esta en agonía. Sus antagónicos comerciales: la imagen y el sonido se imponen en estos tiempos. Es simple, es mas fácil ver y oír que leer. La imagen y los sonidos no requieren nada para echar a funcionar las emociones. En cambio la letra ocupa a la imaginación. La imaginación que ya ha muerto en muchos casos, la mato los videojuegos, la televisión, la internet.

Guerra Fría

guerra fria

La Guerra Fría ya parece algo tan pasado, como si a nadie de las generaciones vivas nos hubiera tocado aquella tensa paz que era aquella guerra inminente.  Aquel vivir en la zozobra que sin deberla ni temerla el fin del mundo nos arremetiera sin aviso previo ¿Dormidos, en el parque, camino a casa, donde nos tomaría?; solo porque un bando o el otro pico el botón rojo. Desatando una reacción en cadena automatizada, que ni siquiera requería la supervivencia de alguien de los atacados. Todo estaba planeado para que no hubiese ganador. Ninguno de los bandos permitiría que el mundo se pintara de azul capitalista, ni rojo socialista. Los neutrales, los pobres, la mayoría, es decir los humanos normalitos nos iríamos entre las patas de aquellos dos caballos del apocalipsis que corrían una carrera hacia la muerte. Y la corrían con tal ceguera que poco les importaba ganar, lo importante era que el sobreviviente también muriera.

Pero no hay loco que coma fuego, reza el refrán, y así, al pasar el tiempo nadie aplasto primero el botón. Lo malo fue que nadie desactivo las bombas. Siguen ahí, esperando.

¿Porque es justo?

iva

Que paguen más los que más tienen, ¿Porque? ¡Porque es justo!. Hasta aquí va bien la lógica de las nueves leyes hacendarias, lo justo es pues, que paguen más quienes más tienen. El problema comienza cuando uno reflexiona sobre la siguiente premisa: ¿Desde cuándo están pagando más los que más tienen? En México ha sido desde la revolución de 1910 cuando menos. ¿Y qué ha cambiado con esta forma de cobrar? Nada, los pobres siguen siendo pobres y los ricos siendo ricos. Inclusive se puede decir que hay más pobres y menos ricos. Por ende se intuye que algo no funciona bien en esta lógica. Lo que el rico paga ¿Quien y como lo gasta? El gobierno a través de sus programas sociales. ¿Entonces no será que lo que funciona mal sea la forma de gastarse este dinero? ¿No será que el dar, dar y dar como política publica sea echar en saco roto? ¿No será que aquí la premisa debiera ser aquella frase de Lao-Tse: “Si le das un pescado a un hombre lo alimentaras un día, si le enseñas a pescar…?

México y la sobre valoración de los futbolistas.

imagesCAVO9C0Q

México es un país aficionado al futbol. Lamentablemente no tiene el mismo nivel de jugadores. Es decir, nos justa el futbol, pero no tenemos el nivel para ser una potencia futbolera. Por ello, al menos a corto y mediano plazo estamos condenados a vivir en la mediocridad de andar sufriendo por si vamos o no vamos al mundial en turno.

Nuestro futbol está inflado por los gritos de los comentaristas televisivos. Como les pagan más por mas escándalo que armen -cual matracas-; el mucho ruido nos hace perder de vista las pocas nueces que son en la cancha los seleccionados.